Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
CGT

POLÍTICA

Expectativa en la CGT: estará en la asunción de Massa y luego definirá si hace la marcha del 17 de agosto

La Confederación General del Trabajo (CGT) está a la espera de los anuncios que haga Sergio Massa este miércoles.



La Confederación General del Trabajo (CGT) está a la espera de los anuncios que haga Sergio Massa este miércoles. El nuevo ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura asumirá su cargo en Casa Rosada y allí estarán los integrantes de la central obrera. Posteriormente se reunirán para pautar qué harán con la marcha del 17 de agosto.

A partir de las 17 la Casa de Gobierno tendrá al nuevo «superministro» elegido por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Al acto acudirán los representantes de la CGT, quienes estarán expectantes a los anuncios del expresidente de la Cámara de Diputados. Según cuenta NA, luego de las medidas los sindicalistas se juntarán en la «mesa chica» y analizarán cómo será la marcha dentro de dos semanas.

Si bien el arribo de Massa al Poder Ejecutivo fue visto de buena forma, hay divisiones dentro del sindicato. Esto quedó expuesto en el aniversario de la muerta de Eva Perón donde Héctor Daer y Carlos Acuña encabezaron un acto en la sede central de la CGT. Por otro lado, Pablo Moyano realizó la conmemoración frente al Ministerio de Desarrollo Social.

El martes los dirigentes del gremio se juntaron con el jefe de Gabinete, Juan Manzur. El funcionario les pidió que desestimen llevar a cabo la marcha que ya está pactada para el 17 de agosto. Pese al pedido del exgobernador de Tucumán, al momento, los sindicalistas se negaron a dar marcha atrás. Debido a eso estarán atentos al plan que proponga Massa en la tarde del miércoles.

Lo que exigen desde la CGT es que haya respuestas concretas por parte del Gobierno nacional. Entre los problemas que más ocupan y preocupan a los dirigentes sindicales son aumento desenfrenado de la inflación, la pérdida adquisitiva de la clase trabajadora y el crecimiento del empleo no registrado, que cada vez les quita más poder de representación a los sindicatos tradicionales.