Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
impuesto

SOCIEDAD

«Impuesto al WIFI»: la nueva intromisión del Estado en el comercio electrónico

El tributo implicaría un doble pago tanto en la jurisdicción del vendedor como en la zona donde reside el comprador.

El Estado argentino decidió incorporar un nuevo impuesto a partir del 1 de octubre del 2022 que busca retener ganancias a los vendedores de bienes y servicios que realicen la operatoria a través del comercio electrónico. Esto también va a abarcar cobros con billeteras virtuales como, por ejemplo, Mercado Pago, Uala, etc. Argentina es uno de los países que lidera en la región por el crecimiento de los ecommerce.

«En realidad es un impuesto sobre los ingresos brutos y lo que cambia es la forma en cómo vamos a pagar estas operaciones. Por ejemplo, vendo algún servicio a través de Internet. Entonces, si opero con un banco hoy me retiene el impuesto sobre los ingresos brutos, pero si esa persona utiliza una billetera virtual (Mercado Pago, Uala, etc) se le va a retener parte de lo que está cobrando de la venta en esta plataforma», sentenció el Fernando López Chiesa, abogado constitucionalista, en Radio Rivadavia.

«Por ejemplo, si me compras un producto por $100, en mi cuenta voy a terminar recibiendo $95, porque esa plataforma me va a hacer una retención de 5 pesos. Lo paga el que vende. El problema es que el pequeño vendedor que llega a consumidores de distintas provincias se va a tener que anotar en cada una de las provincias donde vendió para tributar el impuesto», indicó Chiesa.

«El que vende al final va a terminar recargándole esa comisión al comprador. Sería entre el 2% y el 5%. Hoy de acuerdo a los datos que están publicados oficialmente hay entre 165 y 177 impuestos entre nacionales, provinciales y municipales. 10 de esos impuestos representan el 90% de toda la recaudación del país, así que podemos eliminar un montón de estos impuestos y tasas», señaló el abogado.

«Somos el primer país en Latinoamérica con esta carga tributaria», insistió el especialista indignado por el nuevo tributo llamado vulgarmente como el impuesto al WIFI, porque implica cobrarle a cualquier vendedor que esté conectado a Internet un impuesto ante cada venta electrónica. El vendedor deberá darse de alta en el sistema de ingresos brutos de cada jurisdicción donde tenga ventas.