Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Estados Unidos

MUNDO

Nancy Pelosi abandona Taiwán con mensajes de apoyo a la isla

Durante su breve visita, China ordenó ejercicios militares cerca de Taipéi y expresó su descontento por la llegada de la demócrata a la isla.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, abandonó Taiwán este miércoles después de prometer solidaridad y elogiar su democracia, dejando un rastro de ira china por su breve visita a la isla autónoma que Beijing reclama como propia. Su próximo destino en su gira por Asia, es Japón.

China demostró su indignación por la visita estadounidense de más alto nivel a la isla en 25 años con un estallido de actividad militar en las aguas circundantes, convocando al embajador estadounidense en Beijing y deteniendo varias importaciones agrícolas de Taiwán.

Algunos de los ejercicios militares planificados por China se llevarían a cabo dentro del territorio marítimo y aéreo de 12 millas náuticas de Taiwán, según el Ministerio de Defensa de Taiwán, una medida sin precedentes que un alto funcionario de defensa describió a los periodistas como «equivalente a un bloqueo marítimo y aéreo de Taiwán».

Pelosi llegó con una delegación del Congreso en su visita no anunciada pero vigilada de cerca el martes por la noche, desafiando las repetidas advertencias de China, en lo que dijo que muestra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la democracia de Taiwán, informaron Bloomberg y Reuters.

«Nuestra delegación vino a Taiwán para dejar en claro de manera inequívoca que no abandonaremos a Taiwán», expresó Pelosi a la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, de quien Beijing sospecha que está impulsando la independencia formal, una línea roja para China.

«Ahora más que nunca la solidaridad estadounidense con Taiwán es crucial», agregó. Por su parte, Tsai dijo que la visita de Pelosi mostró el firme apoyo internacional de Taiwán frente a una campaña de presión internacional de años encabezada por Beijing. «Enfrentando amenazas militares deliberadamente intensificadas, Taiwán no retrocederá», expresó la funcionaria taiwanesa.