Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Corea del Sur

MUNDO

Nancy Pelosi podría visitar la frontera entre las dos Coreas

Pelosi llegó a Seúl a última hora del miércoles tras una breve parada en Taiwán, algo que molestó mucho a China.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y su homólogo de Corea del Sur, Kim Jin-pyo, se comprometieron este jueves a apoyar los esfuerzos para mantener una fuerte disuasión contra Corea del Norte y lograr su desnuclearización.

«Ambas partes expresaron su preocupación por la grave situación de la creciente amenaza de Corea del Norte», expresó una declaración en conjunta. «Acordamos apoyar los esfuerzos de los dos Gobiernos para lograr la desnuclearización práctica y la paz a través de la cooperación internacional y el diálogo diplomático, sobre la base de la disuasión fuerte y ampliada contra el Norte», agregaron.

Pelosi llegó a Corea del Sur a última hora del miércoles tras una breve parada en Taiwán, algo que molestó mucho a China. También se reunió con responsables de la embajada estadounidense en Seúl a primera hora del jueves, antes de las conversaciones con Kim y otros legisladores.

Más tarde, el jueves, Pelosi tiene previsto visitar la Zona de Seguridad Conjunta, cerca de la frontera intercoreana fuertemente fortificada, patrullada conjuntamente por el Comando de la ONU liderado por Estados Unidos y Corea del Norte, expresó un responsable surcoreano, informó Reuters.

Sería la funcionaria estadounidense de más alto nivel en visitar la zona tras el expresidente Donald Trump, que se reunió allí con el líder norcoreano Kim Jong-un en 2019. El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, no se reunió con Pelosi debido a sus vacaciones programadas para esta semana, pero mantuvo una llamada telefónica de 40 minutos con ella.

Medios surcoreanos especularon con la posibilidad de que Yoon evitara reunirse con Pelosi en persona para no enemistarse con China, después que su visita a Taiwán provocara la indignación de Pekín, que reclama la isla autogobernada como propia.