Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Lázaro Báez

POLÍTICA

Obra pública: denunciaron “direccionamiento” en todos los contratos adjudicados a Lázaro Báez

Diego Luciani advirtió que empresas de Lázaro Báez «simulaban» competir entre sí para aparentar legalidad a los direccionamientos.

<


El fiscal federal Diego Luciani abrió este viernes la tercera jornada del alegato en la causa por la obra pública adjudicada a la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015, que involucra a Cristina Kirchner, Lázaro Báez y a otros 11 funcionarios. En esta oportunidad, analizó una por una las circunstancias en que fueron adjudicados cada uno de los contratos. Durante su disertación, denunció “direccionamiento” en todos los contratos adjudicados a Lázaro Báez.

Luciani inició el análisis a partir de qué empresas ofertaron para cada llamado a licitación. Se concluyó, acorde confirmó NA, que las firmas del Grupo Austral, propiedad del imputado Lázaro Báez competían entre sí y contaban con la colaboración de otras que no le pertenecían para “simular” la legalidad de la licitación. No obstante, no precisó si, por la conformación de los pliegos de las licitaciones, otras empresas que hubieran deseado competir quedaron marginadas de pujar por quedarse con las obras.

Pruebas contra Lázaro Báez

El fiscal aportó pruebas para demostrar que Báez competía contra sí mismo y que el Estado no lo controlaba. Según Luciani, esto solo fue posible porque hubo una orden de “lo más alto del Poder Ejecutivo”. Sin embargo, si bien habló de “direccionamiento” de las licitaciones, omitió explicar qué empresas habrían resultado perjudicadas por esos supuestos manejos ilegales.

A pesar de no dar nombres concretos, el fiscal insistió en calificar como “ficción” a cada proceso de licitación e hizo hincapié en los tiempos cortos para las adjudicaciones de las obras y la falta de controles sobre el cumplimiento de la ejecución. En ese sentido, destacó que ninguna de las obras asignadas al Grupo Austral cumplió con los plazos fijados originalmente, al mismo tiempo que llamó a los procesos rápidos de licitación como “sincronicidad de la maniobra”.

“La velocidad con la que se convocó a la licitación no se condice con la tolerancia que se tuvo en el plazo de ejecución. De 36 meses establecidos se pasó a 120 meses, y la obra no se terminó”. Por lo tanto, Diego Luciani destacó que “en menos de 24 horas es imposible estudiar el proyecto y las ofertas”, mientras se refería a otra obra adjudicada en tiempo récord.

Más maniobras irregulares

Tampoco dejó de mencionar la inconclusión de las obras públicas adjudicadas a Lázaro Báez. “Uno puede entender que una obra pública tenga demoras o prórrogas por determinadas cuestiones, pero si ninguna de las obras cumple con los plazos eso demuestra la incapacidad de Austral Construcciones para desarrollar esas tareas”, enfatizó. Luciani anunció que volverá a hablar sobre la supuesta “incapacidad” de las empresas del Grupo Báez en la próxima audiencia.

También aludió a los montos de “anticipos financieros” que fueron recibiendo las empresas de Báez en distintos tramos de la ejecución de las obras que le fueron adjudicadas. “No podemos creer cómo pasaron inadvertidos semejantes actos de corrupción”, insistió Luciani. Aún restan seis audiencias para completar las nueve convocadas por la justicia, que se dan los lunes, martes y viernes.