Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Rusia

MUNDO

Rusia responsabiliza a Ucrania del atentado contra la hija del ultranacionalista Alexander Dugina

«Nuestros corazones no están simplemente sedientos de venganza o retribución», expresó Dugin tras conocerse la noticia del fallecimiento de su hija.

El Servicio de Seguridad Federal de Rusia acusó este lunes a los servicios secretos de Ucrania de matar a Darya Dugina, la hija del ultranacionalista Alexander Dugin, en un atentado con coche bomba cerca de Moscú que el presidente Vladimir Putin calificó de «malvado».

Dugina murió el sábado por la noche cuando una bomba hizo estallar el Toyota Land Cruiser que conducía, dijeron investigadores rusos. Kiev, que se defiende de lo que dice es una guerra de conquista de estilo imperial librada por Rusia, ha negado su participación en el ataque, y el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak calificó la acusación de «propaganda».

Dugina, una comentarista de los medios que aparecía regularmente en la televisión estatal, era una firme partidaria de las acciones de Rusia en Ucrania, que Moscú llama una «operación militar especial». Su padre, de 60 años, ha defendido durante mucho tiempo la violencia para lograr la unificación de los territorios de habla rusa y otros en un nuevo imperio ruso.

En su primera declaración pública sobre el atentado con coche bomba, dijo que Daria había sido salvajemente asesinada ante sus propios ojos por Ucrania. «Nuestros corazones no están simplemente sedientos de venganza o retribución», escribió Dugin, replicó Reuters. «Solo necesitamos nuestra victoria (contra Ucrania). Mi hija sacrificó su joven vida en el altar de la victoria. ¡Así que por favor gane!», agregó.

El servicio de seguridad FSB de Rusia dijo que el ataque fue realizado por una mujer ucraniana nacida en 1979, a quien nombró y cuya fotografía e información personal aparecieron en sitios web de noticias rusos. Los sitios web la vincularon con los servicios de seguridad de Ucrania y la acusaron de ser miembro del batallón Azov, una unidad del ejército de Ucrania que Rusia ha designado como grupo terrorista.