Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Emmanuel Macron - Vladimir Putin

MUNDO

Vladimir Putin discute con Emmanuel Macron sobre la situación de la planta nuclear de Zaporiyia

El mandatario ruso volvió a culpar a Ucrania de los ataques a las instalaciones nucleares en esa región.

<

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, acusó a Ucrania de bombardear la central nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano y bajo control ruso desde marzo, y advirtió por el «riesgo de una catástrofe a gran escala», que pueda llevar a una contaminación radiactiva de amplios territorios, en una charla telefónica con su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, informó el Kremlin.

Putin coincidió con Macron en la necesidad de que haya una inspección «lo más pronto posible» de ese sitio a cargo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), según un reporte del servicio de prensa del Kremlin. El envío urgente de una misión del OIEA permitirá «evaluar la situación real sobre el terreno», agrega el texto, replicó Télam.

En la charla, Putin volvió a culpar a Ucrania de los ataques a las instalaciones nucleares en esa región y recordó a Macron la invitación de Rusia a enviar equipos del Comité Internacional de la Cruz Roja al centro de detención preventiva de Elenovka, escenario el mes pasado de un bombardeo que costó las vidas de medio centenar de prisioneros de guerra ucranianos y del que Moscú y Kiev se acusan mutuamente.

«El Kremlin también informó que los líderes de Rusia y Francia acordaron continuar los contactos sobre los temas planteados y otros asuntos», concluye la nota del Kremlin. Los servicios de inteligencia ucranianos indicaron que recibieron una nueva confirmación sobre la preparación de una «provocación» por parte de Moscú.

«Hemos recibido una confirmación adicional sobre la preparación por parte de los ocupantes de una provocación en la central nuclear el 19 de agosto», señaló la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania. La información se sustenta, según Kiev, en que el personal no esencial de la planta recibió la orden de no acudir a sus puestos de trabajo.