Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
CABA

POLÍTICA

Acuerdo entre CABA y Nación: las condiciones para manifestarse en lo de Cristina Kirchner

A raíz de los incidentes en Recoleta, CABA y Nación acordaron como deben ser las manifestaciones en lo de Cristina Kirchner.

<


A raíz de los hechos de violencia sucedidos el pasado sábado 27 de agosto en el domicilio de Cristina Kirchner entre la policía de CABA y los seguidores de la vicepresidente, se llevó adelante una audiencia. La misma tenía como objetivo establecer los parámetros de la convocatoria que se lleva adelante en Recoleta desde hace 10 días en contra del pedido a 12 años de prisión para la exmandataria por la Causa Vialidad.

Ante ello, el gobierno porteño y organismos de seguridad nacional acordaron que se cumplirán un conjunto de requisitos para que no haya nuevos disturbios. Cabe recordar que en esa zona la custodia es compartida ya que si bien corresponde a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Policía Federal puede intervenir y más aún como custodias de la presidente del Senado de la Nación.

El comunicado lleva las firmas de de los ministros de seguridad Marcelo D’Alesasandro (CABA) y Aníbal Fernández (Nación) además del jefe de gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, y sostiene que se realice todo tipo de reclamos procurando la «paz social» y yendo por un «camino del medio» para evitar malos entendidos según indicaron en LN+.

«Las manifestaciones que en lo sucesivo tengan lugar al domicilio de la señora Vicepresidente de la Nación, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, serán llevadas adelante procurando ocasionar la menor afectación posible a los vecinos de la zona. Con ese objetivo no se realizarán acampes, ni ferias ni se emplearán fuegos artificiales ni se permitirá la instalación de parrillas. Se impedirá la realización de batucadas y cortes de calle«, dice el acuerdo.

Los incidentes en Recoleta

En la noche del sábado, los manifestantes y la policía de CABA se enfrentaron en un episodio violento. Desde el gobierno porteño sostienen que debían controlar la situación con un vallado para no interrumpir la circulación en la zona mientras que desde el lado kirchnerista alegan que ellos no estaban agrediendo a nadie aunque terminaron con piedras por los aires, gas pimienta y golpes entre ambos sectores.