Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Brasil

MUNDO

Brasil elegirá a su nuevo presidente entre 11 candidatos

Son once los candidatos que se disputarán los comicios presidenciales. Bolsonaro busca su reelección y Lula su vuelta a poder.

Más de 156 millones de personas participarán en la primera vuelta de las elecciones presidenciales este domingo en Brasil. Si ninguno de los once candidatos reúne más del 50% de los votos válidos, los dos más votados se verán las caras en un segundo turno el domingo 30 de octubre.

Las últimas encuestan dan como resultado una posible segunda vuelta entre el expresidente Lula da Silva, por el Partido de los Trabajadores (PT), y el actual mandatario, Jair Bolsonaro, por el Partido Liberal. Pero en esta contienda también compiten Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista, quien viene muy debajo en las encuestas, pero no se acerca a los favoritos, informó Télam.

Además se encuentra en la carrera presidencial la senado Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño; Vera Lúcia Salgado, por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado; el empresario Felipe D’Avila, por el Partido Novo; la también senadora Soraya Thronicke, por Unión Brasil; y José María Eymael, de Democracia Cristiana, que con 82 años, es el aspirante más veterano. Como Lula, luchará por sexta vez por la Presidencia.

Pero también entre los candidatos están Léo Péricles, por Unidad Popular, que integra la única lista formada de manera integral por personas negras; la economista Sofia Manzano, por el Partido Comunista Brasileño; y el sacerdote ortodoxo Kelmon Souza, quien lidera el Movimiento Cristiano Conservador del Partido Trabalhista Brasileño y el Movimiento Cristiano Conservador Latinoamericano.

Una campaña llena de violencia

La recta final hacia los comicios se vio alterada el martes luego de que las autoridades reportaran el homicidio de un simpatizante de Lula, apuñalado en un bar en el noreste del país por un hombre que ingresó en busca de votantes del líder del Partido de los Trabajadores. Este crimen se suma a otros dos asesinatos ocurridos durante la campaña contra partidarios del dirigente de izquierda.

En julio pasado, en Foz do Iguazú, el dirigente del PT Marcelo Arruda festejaba su cumpleaños 50 con una remera con la cara de Lula, cuando fue asesinado a tiros por un agente penitenciario federal que irrumpió con su arma en la fiesta al grito de «Acá manda Bolsonaro».

En tanto, en Río Grande do Sul, un productor rural y bolsonarista murió hace dos semanas al colisionar la camioneta en la que escapaba de la policía tras haber chocado intencionalmente un auto que tenía adhesivos de Lula, conducido por una concejal del partido del exmandatario.

Este clima de violencia electoral, que diversos analistas calificaron de inédito en Brasil desde que en 1989 se celebraron nuevamente elecciones libres tras el fin de la dictadura, ha venido creciendo en los últimos años, particularmente desde la asunción de Bolsonaro.

Según la  politóloga peruano-brasileña Yasmin Calmet, el gigante sudamericano registra una intensificación de la violencia política desde 2013, cuando surgieron las protestas contra la entonces presidenta Dilma Rousseff -única mujer en haber liderado el país-, que terminó extendiéndose y consolidándose de forma evidente en 2018.