Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alemania

MUNDO

Crisis global: Alemania tiene la peor situación económica de los últimos 50 años

El presente y futuro de Alemania y el resto de Europa enfrenta un panorama complejo por múltiples factores económicos.

La pérdida de poder adquisitivo y la alta inflación por los precios de la energía están llevando a la economía de Alemania a la recesión y a la peor crisis de los últimos 50 años. El coletazo por la crisis global se da por diversos factores, de acuerdo con un sondeo divulgado este sábado. La pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania son los principales motivos de este panorama que, de hecho, también impacta en la Argentina.

Mientras que Marc Schattenberg, del Deutsche Bank Research, pronosticó un descenso del Producto Bruto Interno (PBI) de hasta 3,5% el próximo año, otros economistas consideraron que la recesión será algo más moderada. Sin embargo igualmente afectará a todas los sectores de la mayor economía europea, que ya tuvo una depreciación en su moneda, el euro.

«La desaceleración económica también dejará su huella en el mercado laboral«, dijo Fritzi Kohler-Geib, economista jefe del banco estatal de desarrollo KfW, para quien se prevé sobre todo que se resienta el poder adquisitivo de los hogares. «Debido a la inflación elevada, la situación financiera de los hogares se deterioró considerablemente desde principios de año», comentó. Asimismo cuenta con que los ingresos reales sigan disminuyendo en la segunda mitad del año.

Alemania podría quedar más empobrecida

Schattenberg expresó una opinión similar: «Una gran parte de los hogares tendrá que hacer frente a notables pérdidas de ingresos reales». Por su parte, Katharina Utermöhl, economista del Grupo Allianz, resumió la situación de una forma aún más clara: «Todos saldremos más pobres de la crisis». Consideró que Alemania está atravesando la peor crisis de los últimos 50 años, reportó la agencia de noticias alemana DPA, que realizó el sondeo.

«Esto empequeñece la gran crisis financiera (de 2008) y la crisis de la deuda del euro», acotó, al tiempo que pidió amortiguar las consecuencias por la alta inflación. «Por un lado, con medidas de política fiscal por parte del Estado, pero también con el ahorro de los particulares», defendió. En los últimos días, las acciones en Wall Street y de las bolsas europeas se desplomaron, por lo que la región podría caer en recesión en 2023.