Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gabriel Boric

MUNDO

Gabriel Boric reorganiza su gabinete tras el rechazo a la nueva Constitución

«No ha sido fácil, pero los cambios nunca son fáciles», expresó el mandatario de izquierda.

<

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció este martes una importante reforma de su gabinete después de que los votantes rechazaran abrumadoramente una nueva Constitución. Apenas seis meses después de llegada a la presidencia, Boric anunció los reemplazos de sus ministros de Minería, Energía e Interior.

También reemplazó al ministro secretario general, quien supervisa la agenda legislativa del presidente. En un discurso en el palacio de La Moneda, el mandatario explico que la reforma del gabinete fue «una de las cosas más difíciles» que ha hecho, pero que era necesario ampliar la coalición de gobierno.

«No se puede gobernar superficialmente», expresó. «No ha sido fácil, pero los cambios nunca son fáciles», agregó. Boric nombró a Carolina Toha, una experimentada política centrista que se desempeñó como alcaldesa de Santiago y como ministra de la expresidenta Michelle Bachelet, para reemplazar a Izkia Siches como ministra del Interior.

Siches, una médica de oficio que ganó popularidad durante la pandemia, enfrentó una serie de controversias desde que asumió el cargo. Por su parte, Giorgio Jackson, exlíder de la protesta estudiantil junto a Boric, será reemplazado por Ana Lya Uriarte como ministra secretaria general de la presidencia, informó Reuters.

Jackson permanecerá en el gabinete y fue nombrado ministro de Desarrollo Social. El presidente también anunció los reemplazos del ministro de Salud, de Energía y otros. Esta es la primera reforma importante del gabinete de Boric y sigue a la renuncia de la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, a fines de agosto.

Boric, el presidente más joven de Chile, prometió ambiciosas reformas sociales y llegó al poder en una ola de optimismo alimentada por la esperanza de una nueva constitución progresista. Pero la opinión pública sobre el presidente y la constitución propuesta cayó rápidamente, y los votantes rechazaron abrumadoramente una nueva constitución progresista el domingo.