Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ucrania

MUNDO

Kiev denuncia que los residentes fueron obligados a votar por la anexión de Rusia

Moscú anunció referendos en cuatro regiones para votar la anexión a su territorio, que durarán hasta el martes.

<

Desde este viernes hasta el martes, se realizan referéndums destinados a anexar cuatro regiones ocupadas por Rusia en Ucrania, elevando las apuestas de la guerra de siete meses en lo que Kiev llamó una farsa que vio a los residentes amenazados con castigos si no votaban.

Funcionarios ucranianos informaron que se prohibió a la gente abandonar algunas áreas ocupadas hasta que terminara la votación de cuatro días. También contaron que los grupos armados iban a los hogares para obligar a la gente a votar y que los empleados fueron amenazados con el despido si no participaban.

«Hoy, lo mejor para la gente de Kherson sería no abrir sus puertas», dijo Yuriy Sobolevsky, el primer vicepresidente desplazado del consejo de la región de Kherson. Los votos para convertirse en parte de Rusia se organizaron apresuradamente después de que Ucrania recuperó a principios de este mes grandes extensiones del noreste en una contraofensiva.

Con el presidente ruso Vladimir Putin también anunciando un reclutamiento militar esta semana para alistar 300.000 soldados para luchar en Ucrania, el Kremlin parece estar tratando de recuperar la ventaja en el conflicto desde su invasión del 24 de febrero, informó Reuters.

Al incorporar las cuatro áreas, Moscú podría presentar los ataques para retomarlas como un ataque contra la propia Rusia, y podría usar eso para justificar incluso una respuesta nuclear. La votación en las provincias de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia en el este y sureste, que representan alrededor del 15% del territorio ucraniano, debía realizarse hasta el martes.

«Rusos en pánico»

Serhiy Gaidai, gobernador de Lugansk, explicó que en Starobilsk se prohibió la salida de la población y se obligó a la gente a salir de sus hogares para votar. En Bilovodsk, un director de la empresa les dijo a los empleados que votar era obligatorio y quien se negara sería despedido y sus nombres serían entregados a los servicios de seguridad.

Calificando el evento de «elecciones sin elecciones», Gaidai dijo que la gente estaba siendo obligada a llenar «pedazos de papel» sin privacidad en cocinas y patios. «El estado de ánimo de los rusos es de pánico porque no estaban listos para llevar a cabo tan rápido este llamado referéndum, no hay apoyo, no hay suficiente gente», expresó Sobolevsky de Kherson.