Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Birmania

MUNDO

Líder depuesta de Birmania recibe 3 años de cárcel por fraude electoral: ya suma 17 años de prisión

También deberá realizar trabajos forzados. La líder depuesta ha sido condenada en diferentes causas.

<

Un tribunal de Birmania, gobernado por los militares, declaró este viernes a la depuesta líder Aung San Suu Kyi culpable de fraude electoral y la condenó a tres años de cárcel con trabajos forzados, dijo una fuente conocedora del proceso. Suu Kyi está detenida desde el golpe de Estado de febrero de 2021. Ya ha sido condenada por varios delitos, entre ellos corrupción e incitación.

La premio Nobel de la Paz ya ha sido sentenciado a más de 17 años de prisión. Ella niega todas las acusaciones en su contra. La fuente, que se negó a ser identificada porque no estaba autorizada para hablar con los medios, dijo que era la primera vez que se aplicaban trabajos forzados a la sentencia de Suu Kyi. Aún no está claro qué implicaría.

El presidente depuesto, Win Myint, recibió la misma sentencia. Un portavoz del consejo militar gobernante no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters. La junta ha dicho que Suu Kyi, de 77 años, está recibiendo el debido proceso.

Un funcionario de la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAPP), un grupo activista que rastrea las detenciones, informó que no esperaba que los presos políticos de alto perfil, como Suu Kyi, fueran sometidos a trabajos forzados. Sobre todo porque significaría fraternizar con otros reclusos, publicó Reuters.

Las leyes en las cárceles de Birmania establecen que los ancianos o las personas con problemas de salud deberían evitar ese trabajo. El ejército tomó el poder en febrero de 2021 para evitar que el partido de Suu Kyi formara un nuevo gobierno después de las elecciones que, según dijo, tenía casos de fraude que no se habían investigado adecuadamente.

Suu Kyi ha estado en juicio durante más de un año por múltiples cargos, que van desde corrupción e incitación a filtraciones de secretos oficiales. Todas las penas de las sentencias máximas combinadas son más de 190 años. Sus juicios se han llevado a cabo a puerta cerrada en Naypyitaw, y las declaraciones de la junta sobre los procedimientos han sido limitadas. Se ha impuesto una orden de mordaza a sus abogados.