Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Andy Kusnetzoff
Andy Kusnetzoff

ESPECTÁCULO

«No es necesario»: el mensaje de un invitado en el ciclo de Andy Kusnetzoff

Uno de las figuras invitadas a ‘PH Podemos Hablar’, decidió compartir un tajante mensaje para los espectadores.

<

Todos los sábados, Andy Kusnetzoff recibe a diferentes figuras del espectáculo, para compartir sus historias de vida, en el punto de encuentro de ‘PH Podemos Hablar‘. En la emisión del fin de semana pasado, el conductor conversó con el actor Marco Antonio Caponi, que decidió compartir un tajante mensaje con los espectadores.

«¿Vos tuviste que engordar para hacer de Sandro? Un montón, ¿o no?», comenzó consultándole Andy Kusnetzoff al invitado. Sin dudarlo, Marco Antonio Caponi compartió: «Si, es interesante, porque me tocó hacer la vida de un adicto al tabaco. No sabes lo que fumaba para eso… Y yo me iba a mi casa muchas veces con una sensación de descompostura. Yo empecé a engordar para decir ‘vamos a tratar de contarlo'».

A lo que Adrián Cormillot le consultó si engordó de manera responsable, y el actor se sinceró: «No, ese fue un error que cometí. Es muy fácil engordar, después adelgazar no es tan fácil. Además, yo tuve varias recaídas, para ponerle humor… Cuando terminé de hacer Sandro, estaba por nacer Valentino y uno también empieza a engordar. Iba a la par, tengo una foto de los dos que estamos vestidos igual, con la panza, mimetizado. Y claro, nació Valentino, y yo continué».

Rápidamente, el conductor le preguntó cuánto llegó a pesar, y Marco compartió: «Llegué a pesar 117 kilos. Me trajeron varios problemas, ahora estoy con una rodilla lastimada, porque obviamente, pasé de tener 85 kilos en mi vida, y andar con una estructura más liviana, a tener… yo siempre digo, agarrá dos discos de 10 y andá por la vida».

Entonces, Nahuel Pennisi le consultó si fue difícil hacer de Sandro, y Marco afirmó: «Lo de Sandro fue muy neurótico, muy complejo. Sobre todo, porque yo no me parezco en nada a Sandro, entonces tenía que ver como, de alguna manera, construía mí Sandro. Lo que sí recomiendo al que esté del otro lado es que no es necesario engordar para actuar, no es necesario dañarse el físico ni mucho menos».