Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
China

MUNDO

Presidente chino llama a prevenir las «revoluciones de color»

En Uzbekistán, pidió a los países de la OCS que «deben apoyar los esfuerzos mutuos para salvaguardar sus propios intereses de seguridad y desarrollo».

El presidente de China, Xi Jinping, pidió este viernes a Rusia y a otros miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) que se apoyen mutuamente para evitar que las potencias extranjeras instiguen «revoluciones de colores», es decir levantamientos populares que han sacudido a las antiguas naciones comunistas, en sus países.

En una cumbre de la OCS en Uzbekistán, un grupo de seguridad liderado por China y Rusia, el mandatario chino expresó que los países miembros «deben apoyar los esfuerzos mutuos que han realizado para salvaguardar sus propios intereses de seguridad y desarrollo».

En su discurso, Xi no mencionó a Ucrania, que Moscú invadió en febrero en lo que el presidente ruso, Vladimir Putin, llama una «operación militar especial» para proteger a los hablantes de ruso del «genocidio» por parte del Gobierno ucraniano. Estas acusaciones son rechazadas por Kiev.

El mandatario chino también anunció que Pekín capacitará a 2.000 miembros del personal encargado de hacer cumplir la ley de los países miembros durante los próximos cinco años. Además, se establecerá una base de capacitación centrada en el trabajo antiterrorista, informó Reuters.

También invitó a los países de la OCS a suscribirse a la Iniciativa de Seguridad Global de China. Este programa incluye la idea de que «ningún país debe fortalecer su propia seguridad a expensas de los demás». China proporcionará «1.500 millones de yuanes en cereales y otra ayuda de emergencia a los países en desarrollo», dijo Xi, y agregó que la economía china es resistente y está «llena de potencial».

La economía de China escapó por poco de una contracción en el trimestre de abril a junio, obstaculizada por los cierres de ciudades por la pandemia del coronavirus, una recesión cada vez más profunda en el mercado inmobiliario y un gasto de consumo persistentemente débil.