Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Londres

MUNDO

Activistas ambientales vandalizaron una estatua del rey Carlos III

Los ambientalistas le arrojaron tortas de chocolate a la estatua de cera del monarca en Londres. En Alemania también vandalizaron una obra de Monet.

Dos activistas de la agrupación Just Stop Oil vandalizaron este lunes la estatua de cera del rey Carlos III que se encuentra en el museo de Madame Tussauds, en Londres, horas después de que Alemania atacaran un cuadro de Monet. En esta ocasión, los ambientalistas le arrojaron tortas de chocolate bajo la consigna de que el Gobierno inglés «detenga las nuevas licencias de petróleo y gas».

El vídeo de los hechos fue publicado por la misma agrupación en Twitter. En el mismo se puede observar el momento en el que las dos personas traspasan el cerco de seguridad, se sacan las camperas, muestran la remera insignia y le tiran chocolate en la cara del nuevo monarca, informó NA.

«La ciencia es clara, la demanda es sencilla: detengan las nuevas licencias de petróleo y gas», expresaron los activistas en Londres. Según explicaron en su cuenta de Twitter, la protesta es porque el monarca inglés «abandonó sus planes de asistir y dar un discurso» para la próxima conferencia de la COP27 en Egipto. Este mismo grupo, arrojó sopa de tomate a «Los Girasoles» de Vincent van Gogh en la Galería Nacional de Londres la semana pasada.

Puré de papas a una obra de Monet

El domingo dos activistas del grupo Last Generation, que le pidió al gobierno alemán tomar medidas drásticas para proteger el clima y que se dejen de usar los combustibles fósiles, se acercaron a la obra «Les Meules» de Claude Monet en el museo Barberini de Potsdam y arrojaron una sustancia espesa sobre la pintura y su marco dorado.

Posteriormente, el grupo confirmó por Twitter que la mezcla era puré de papas y que la obra no fue dañada, ya que estaba detrás de un vidrio. Los dos activistas, ambos con chalecos naranjas de alta visibilidad, también se adhirieron con pegamento a la pared debajo de la pintura.

«Si se requiere una pintura —a la que se le han arrojado puré de papas o sopa de tomate— para hacer que la sociedad recuerde que el uso de los combustibles fósiles nos está matando a todos: ¡Entonces les daremos puré de papas en una pintura!», expresó el grupo. En total, cuatro personas estuvieron involucradas en el incidente.

«Si bien entiendo la preocupación urgente de los activistas frente a la catástrofe climática, estoy conmocionada por los medios con los que intentan dar peso a sus demandas», expresó conmocionada la directora del museo, Ortrud Westheider, en un comunicado.