Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Chubut

SOCIEDAD

Aparecieron más de 30 ballenas muertas en Chubut: descubrieron la causa de la tragedia

Según se informó oficialmente, el motivo fue toxinas de “marea roja”. Qué es y cómo actuó sobre los cetáceos.

Tras varias semanas de incertidumbre, finalmente se descubrió la causa de la muerte de más de 30 ballenas en las costas de la Patagonia argentina. Más precisamente en la Península Valdés, en la provincia de Chubut, a fines de septiembre y principios de octubre. En este sentido, el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) estableció que los cetáceos fallecieron por toxinas de “marea roja”.

“La investigación realizada hasta la fecha sostiene la hipótesis según la cual la mortandad de ballenas se debió a una floración algal nociva en el Golfo Nuevo ocurrida entre fines de septiembre y principio de octubre”, explicó el ICB en su página oficial. Este informe lo replicó en su web oficial la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, dependiente del Ministerio de Economía.

Esta noticia trajo cierto alivio a las autoridades, especialistas y vecinos de la ciudad de Chubut ya que la aparición de las ballenas, mayormente hembras, sobre las costas habían alertado sobre la situación ambiental. El informe presentado por el ICB detalla que entre el 24 de septiembre y el 11 de octubre son 30 los ejemplares, 26 adultas y 4 juveniles: “De las ballenas adultas, 19 eran hembras, dos machos y cinco no identificados, y de los juveniles, una era macho y tres no identificados”.

Asimismo, indicaron que las necropsias se realizaron sólo en seis ballenas ya que los demás cetáceos estaban en un avanzado estado de descomposición lo que no les permitía avanzar con los estudios pertinentes. “Además de la muerte de las ballenas se observó en simultáneo la aparición de ejemplares sin vida de aves y lobos marinos, en los que también se comprobó la presencia de toxina paralizante de moluscos en cantidades significativas”, explicaron.

Aun así, manifestaron que desde el 10 de octubre que no se descubrieron nuevos ejemplares muertos lo que indica “un marcado descenso en la abundancia de la especie productora de toxinas paralizantes en el plancton y en los niveles de biotoxinas en moluscos”. Todavía continúan investigando qué sucedió con las ballenas encontradas en Golfo Nuevo para saber si sus muertes se relacionan a la aparición de las mismas toxinas encontradas en Península Valdés.

Qué es la “marea roja” que mató a las ballenas

Según la Anmat, la “marea roja” es una intoxicación biológica producida por la ingesta de moluscos bivalvos (mejillones, almejas, cholgas, berberechos, vieyras, ostras) y/o caracoles de mar contaminados con plancton marino productor de toxina paralizante. “La toxina paralizante de los moluscos (saxitoxina la más conocida), es un fenómeno biológico incontrolable e impredecible, producido por la proliferación en el plancton marino de algas unicelulares fitoplanctónicas (dinoflagelados) que producen una toxina muy potente y altamente letal”, indican.

A su vez explican que la toxina se acumula en el hígado, páncreas y masa muscular, por lo que todo el molusco puede ser tóxico. La presencia de las toxinas no tiene ningún efecto significativo sobre ellos y no altera su aspecto, color, sabor u olor: “En nuestro país cinco provincias poseen costas hacia el océano atlántico, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Buenos Aires, y cada una es responsable de las medidas sanitarias dentro de su jurisdicción”.

De esta manera, la autoridad competente nacional y/o provincial establece la prohibición de captura y explotación, así como de comercialización de los productos pesqueros, con el objetivo de proteger la salud pública”, sigue la explicación oficial. Por último, en el documento destacaron puntos importantes a tener en cuenta para los humanos.

Estos puntos importantes a tener en cuenta son: La marea roja puede presentarse en cualquier época del año; El molusco tóxico no presenta ninguna alteración que permita diferenciarlo de los normales. La ingestión de un sólo molusco tóxico puede ser letal; Los posibles cambios de color en el agua no indican toxicidad; El calor no destruye la toxina; y El consumo de alcohol y el agregado de sustancias ácidas como vinagre/jugo de limón aumentan la absorción de la toxina.