Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Boris Johnson

MUNDO

Boris Johnson y Rishi Sunak encabezan la carrera para reemplazar a Liz Truss

La próxima semana se conocerá al nuevo premier británico. Johnson está listo para volver a Downing Street.

El expremier Boris Johnson y el exministro de Finanzas, Rishi Sunak, estaban este viernes a la cabeza de los posibles aspirantes a sustituir a la primera ministra de Reino Unido, Liz Truss. Los candidatos buscaban apoyos para convertirse en el líder del Partido Conservador en un proceso por vía rápida.

Después de que Truss renunciara el jueves, poniendo fin a sus seis semanas en el poder, los aspirantes a sustituirla trataban de encontrar los 100 votos de los parlamentarios conservadores necesarios para presentarse a un concurso con el que el partido espera restablecer su maltrecha fortuna.

Con los conservadores prácticamente abocados a desaparecer en las próximas elecciones nacionales, según los sondeos de opinión, la carrera está en marcha para determinar quién se convertirá en el quinto primer ministro británico en seis años. El ganador se anunciará el lunes o el viernes de la próxima semana.

En lo que sería un extraordinario regreso, Johnson, que fue destituido por los legisladores hace poco más de tres meses, se perfilaba como uno de los favoritos. «Creo que tiene ese historial probado para dar la vuelta a las cosas. Puede volver a darle la vuelta a la situación otra vez. Y estoy seguro de que mis compañeros escuchan ese mensaje alto y claro», dijo el parlamentario conservador Paul Bristow.

«Boris Johnson es el personaje que el Partido Laborista teme, Boris Johnson puede ganar las próximas elecciones generales», agregó. El expremier podría tener dificultades para alcanzar los 100 votos después de que su mandato de tres años se viera afectado por escándalos y acusaciones de mala conducta.

Sunak, el exanalista de Goldman Sachs que se convirtió en ministro de Economía justo cuando la pandemia del coronavirus llegó a Europa, es el favorito en las casas de apuestas. Pero a pesar de ser el favorito, sigue siendo sumamente impopular entre algunos conservadores después de que ayudara a desencadenar la rebelión del verano contra Johnson.