Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Vladimir Putin

MUNDO

Cambio en Rusia: los medios estatales podrán informar algunas verdades sobre la guerra

Tras el inicio de la invasión rusa a Ucrania, desde el Kremlin habían decretado que los medios estatales no podrían informar sobre las pérdidas rusas ni criticar al presidente.

Con sus tropas perdiendo terreno casi a diario, el Kremlin anunció que algunos de sus medios estatales comendarán a admitir algunas de las fallas de la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin. El Gobierno ruso está preocupado de que su propaganda implacablemente optimista esté alimentando las crecientes dudas públicas.

Este cambio de política ha desatado una ola de críticas públicas hacia las fuerzas armadas. Después de meses de informar nada más que éxitos en el campo de batalla, la televisión estatal últimamente ha estado publicando las retiradas y derrotas rusas, sin el habitual giro positivo del Ministerio de Defensa.

«Tenemos que dejar de mentir», expresó Andrey Kartapolov, un exgeneral que ahora dirige el Comité de Defensa en la cámara baja del parlamento. «Nuestra gente no es estúpida», agregó. No hay señales de que el Kremlin permita que los medios estrictamente controlados lleguen tan lejos, ya que no se permite cuestionar a Putin o su decisión de invadir.

Terreno perdido en Ucrania

«Las cosas no nos van bien en el campo de batalla», se lamentó Vladimir Solovyov, el presentador de noticias de televisión estatal más destacado del país, en su programa nocturno a principios de esta semana. Los programas han criticado a los comandantes militares por no poder detener los avances ucranianos, así como por la convocatoria fallida, informó Bloomberg.

«La dificultad de la situación era predecible», expresó el reportero de guerra Alexander Sladkov en Rossiya 1. «Todavía estamos aprendiendo. Sé que es horrible escuchar eso al octavo mes de la operación», agregó. Las encuestas muestran que la repentina orden de movilización conmocionó a muchos rusos, lo que llevó a algunos a cuestionar el progreso de la invasión por primera vez desde que Putin la lanzó el 24 de febrero.