Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Papa Francisco

MUNDO

El papa Francisco condena los bombardeos a las ciudades ucranianas

«Mi corazón está siempre con el pueblo ucraniano», expresó el pontífice.

Este miércoles, el papa Francisco condenó los «implacables bombardeos» de ciudades ucranianas por parte de Rusia. Dijo también que los ataques habían desatado un «huracán de violencia» sobre los residentes. Hablando ante miles de personas en su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, también hizo un llamado a «aquellos que tienen el destino de la guerra en sus manos» para que se detengan.

Al menos 26 personas han muerto en Ucrania durante la mayor ofensiva aérea de Rusia desde el comienzo de su invasión en febrero. «Mi corazón está siempre con el pueblo ucraniano, especialmente con los residentes de los lugares que han sido golpeados por los incesantes bombardeos», expresó Francisco.

«Que el espíritu (de Dios) transforme los corazones de quienes tienen en sus manos el destino de la guerra, para que cese el huracán de la violencia y se reconstruya la convivencia pacífica en la justicia», agregó. En Ámsterdam, los fiscales de los equipos de Justicia Móvil Internacional están investigando como posibles crímenes de guerra los ataques con misiles rusos en curso en Kiev y otras ciudades.

Los ataques del lunes mataron a 19 personas, hirieron a más de 100 y dejaron sin electricidad en todo el país, dijeron funcionarios ucranianos. Más huelgas el martes mataron a siete personas en la ciudad de Zaporizhzhia, en el sureste del país, y dejaron sin electricidad a parte de la ciudad occidental de Lviv, informó Reuters.

Rusia niega haber atacado a civiles en su operación militar en Ucrania y ha acusado a Occidente de intensificar y prolongar el conflicto al apoyar a Kiev. Francisco pidió directamente al presidente ruso, Vladimir Putin, por primera vez hace 10 días, que detuviera la «espiral de violencia y muerte», diciendo que la crisis corría el riesgo de tener consecuencias globales incontrolables.