Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Benjamin Netanyahu

MUNDO

Elecciones en Israel: Benjamin Netanyahu busca un nuevo mandato

Acusado de soborno, fraude y abuso de confianza, el exprimer ministro es el principal favorito para ganar los nuevos comicios en Medio Oriente.

El próximo martes, Israel celebra una quinta elección sin precedentes en menos de cuatro años, con el exprimer ministro Benjamin Netanyahu compitiendo por un regreso. Atrapados en un ciclo electoral desde 2019, los votantes esperan romper el punto muerto entre el político más dominante de su generación y sus muchos rivales.

Se prevé que su partido derechista Likud, aunque estancado en las encuestas, emerja como el más grande en el parlamento. Junto con las facciones ultra religiosas y de extrema derecha aliadas que lo apoyan para el cargo de primer ministro, Netanyahu, de 73 años, aparece en la cúspide de una mayoría parlamentaria gobernante.

Su principal rival es el actual premier centrista Yair Lapid, que quien junto a su socio de coalición, Naftali Bennett, pusieron fin al reinado récord de 12 años consecutivos de Netanyahu en junio de 2021, al unir un grupo improbable de partidos derechistas, liberales y árabes que fue frágil desde el principio.

Pero menos de un año después de su mandato, la coalición perdió su escasa mayoría debido a las deserciones. En lugar de esperar a que la oposición los expulsara, el gobierno disolvió el parlamento, lo que provocó elecciones. Otro de sus contrincantes es el ministro de Defensa, Benny Gantz, que encabeza la lista de «Unidad Nacional» de centroderecha, informó Reuters.

Por otro lado, Itamar Ben-Gvir, un legislador ultranacionalista, puede ser el hacedor de reyes de Netanyahu y poner a prueba las relaciones exteriores de Israel si se convierte en ministro. Fue condenado en 2007 por incitación al racismo y apoyo a un grupo en las listas negras de terroristas israelíes y estadounidenses. Dice que desde entonces ha madurado.

Quinta ronda de elecciones en Israel

Si bien su acusación por cargos de soborno, fraude y abuso de confianza ha unido a los rivales en su contra, la base leal de seguidores de Netanyahu ha sido inquebrantable, clamando por el regreso de un líder considerado fuerte y astuto con influencia internacional.

Los críticos de Netanyahu detestan la idea de que un hombre al que ven como corrupto y destructivo regrese al timón, donde temen que doblegue el sistema legal de Israel para evitar una condena. Netanyahu ha estado promocionando sus credenciales económicas y de seguridad.

Pero con las escasas perspectivas de que las conversaciones de paz con los palestinos se reanuden en el corto plazo, y las conversaciones nucleares de las potencias mundiales con Irán vacilantes, la seguridad y la diplomacia se han dejado de lado en gran medida.