Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Nicaragua

MUNDO

Estados Unidos aplica nuevas sanciones contra Nicaragua: apuntan a la industria minera

Las medidas también apuntan al exjefe de seguridad de Nicaragua, Lenín Cerna.

Este lunes, Estados Unidos intensificó la presión económica sobre el Gobierno de Nicaragua, encabezado por el presidente Daniel Ortega, al emitir sanciones contra la industria del oro y otros sectores de la nación centroamericana. El presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que prohíbe a empresas de su país hacer negocios en la industria aurífera nicaragüense.

Y el Departamento del Tesoro estadounidense apuntó en particular a la Dirección General de Minas de Nicaragua (DGM), junto a otro alto funcionario del gobierno de Ortega, según una declaración divulgada en su página web oficial. Las sanciones implican una expansión de las actuales medidas de restrictivas.

También podrían usarse para bloquear nuevas inversiones estadounidenses en ciertos sectores en Nicaragua, la importación de productos nicaragüenses o la exportación de algunos artículos desde el país centroamericano. Adicionalmente, el Tesoro reveló una sanción contra el exjefe de seguridad de Nicaragua, Lenín Cerna.

«Los continuos ataques del régimen de Ortega-Murillo a actores democráticos y miembros de la sociedad civil y la injusta detención de presos políticos demuestran que considera que no está obligado por el Estado de derecho», explicó Brian Nelson, subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, en un comunicado, replicó Reuters.

El texto hace referencia a Rosario Murillo, actual vicepresidenta nicaragüense. El funcionario agregó que las acciones de Estados Unidos tienen como objetivo negar «los recursos que necesitan para seguir socavando las instituciones democráticas en Nicaragua».

La orden ejecutiva además allana el camino para que Estados Unidos pueda restringir las inversiones y el comercio con Nicaragua, medidas que recuerdan el severo embargo impuesto en la década de 1980 durante el primer gobierno sandinista de Ortega, tras la sangrienta guerra civil.