Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Italia

MUNDO

Giorgia Meloni aseguró que Italia no cederá al «chantaje» de Vladimir Putin

En su primer discurso ante el Parlamento de Italia, la nueva primera ministro dijo que la economía «podría hundirse en una recesión el próximo año».

El nuevo Gobierno de Italia apoyará a Ucrania y no cederá al «chantaje» del presidente ruso Vladimir Putin, expresó este martes en el Parlamento la recién electa primera ministra, Giorgia Meloni. «Ceder al chantaje de Putin sobre la energía no resolvería el problema, sino que lo agravaría, abriendo el camino a nuevas exigencias y chantajes», expresó.

Añadió que su Gobierno, que se constituyó formalmente el pasado fin de semana, tratará de aumentar el apoyo financiero a las familias y empresas afectadas por la crisis energética. La líder de los Hermanos de Italia obtuvo la victoria el mes pasado como parte de una coalición electoral que incluía a Forza Italia, encabezada por el exprimer ministro Silvio Berlusconi, y la Liga, de Matteo Salvini.

Por otro lado, Meloni manifestó que su gobierno ofrecería apoyo financiero a las familias y empresas afectadas por la crisis energética. Advirtió también que el alto costo de esto significaría que su administración podría tener que «retrasar algunas de sus promesas electorales más costosas».

«El contexto en el que este gobierno tendrá que actuar es muy complicado, quizás el más difícil desde la Segunda Guerra Mundial», dijo. Agregó que la economía «podría hundirse en una recesión el próximo año» mientras lucha contra la inflación creciente y las interrupciones vinculadas a la pandemia del coronavirus y la guerra en Ucrania, informó Reuters.

El partido de Meloni tiene raíces neofascistas, pero ella le aseguró al parlamento que su gobierno lucharía contra cualquier forma de discriminación. «Nunca he sentido ninguna simpatía o cercanía con los regímenes antidemocráticos. Para ningún régimen, incluido el fascismo», dijo. «Del mismo modo, siempre he considerado las leyes raciales (antisemitas) de 1938 como el punto más bajo de la historia italiana, una vergüenza que manchará a nuestro pueblo para siempre», agregó.