Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Chile

MUNDO

Incidentes en las protestas del aniversario del estallido social de Chile

Los disturbios comenzaron en el metro de Santiago, luego los manifestantes se trasladaron a la plaza Baquedano y a los alrededores del Palacio de La Moneda.

La Plaza Baquedano en Santiago de Chile, emblema de las protestas de 2019, fue sede el martes de choques de la policía con manifestantes que habían levantado barricadas y prendido fuego a contenedores, en el tercer aniversario del estallido social, que incluyó marchas en otros varios puntos del país.

Los primeros disturbios generaron en el metro en Santiago, donde unos 5.000 agentes fueron desplegados por las manifestaciones, especialmente en los alrededores de La Moneda y en la Plaza Baquedano. La policía detuvo a una persona en los alrededores de la plaza, donde los manifestantes se congregaron con pancartas, informó Télam.

En tanto, en la comuna de Renca, fue bloqueada la autopista, y en La Florida se montaron barricadas. Una situación similar se dio en Valparaíso después de que una marcha estudiantil terminara en enfrentamientos entre los universitarios y las fuerzas de seguridad chilenas.

La fecha está marcada por las recientes agresiones sufridas por varios policías, entre ellas la del sargento Carlos Retamal Jaque, que murió la semana pasada durante un operativo. Así como por las últimas advertencias de varios miembros del Gobierno, entre ellos el presidente Gabriel Boric, de que perseguirán sin descanso los comportamientos violentos y el crimen.

Este tercer aniversario es el primero desde que Boric asumió la presidencia. Las movilizaciones por el aniversario se saldaron el año pasado con al menos dos muertos y unos 450 detenidos. Además de saqueos y hechos violentos después de que la marcha se hubiera desarrollado en gran parte de forma pacífica.

El 18 de octubre de 2019, el pueblo chileno salió masivamente a las calles para protestar por la suba en el precio del transporte público. Esto dio paso a movilizaciones que se mantuvieron constantes durante varios meses y que canalizaron el descontento de la sociedad por la desigualdad.