Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Policía bonaerense

POLÍTICA

La medida que llegó tarde: la Policía bonaerense prohibió el uso del gas lacrimógeno en eventos deportivos

La estrategia de la Policía bonaerense para controlar los desmanes de los hinchas no fue efectiva ni eficaz.



La Policía bonaerense a cargo del ministro de Seguridad, Sergio Berni, tras los disturbios y la muerte de un hincha en el partido de Gimnasia-Boca en La Plata, decidió prohibir a la utilización de pistolas lanza gases y granadas de mano en eventos deportivos. Por ahora, Berni continúa en el cargo, a pesar de las críticas que recibió de parte del oficialismo y la oposición.

«Se comunica a todos los jefes de destacamento que a partir de la fecha queda prohibido el retiro y uso de pistola lanza gases y granadas de mano en los encuentros deportivos, solo queda autorizado el uso de dispersores», señaló el documento firmado por Hernán Amatriain, comisario y jefe de la división de operaciones de la Infantería. También, incluye el sello de la Dirección de Infantería.

El mal operativo que se llevó a cabo en La Plata a través de la represión con balas de goma y gases lacrimógenos a hinchas que querían entrar al estadio de Gimnasia (que ya estaba colmado) provocó cambios estratégicos en la cúpula de la Policía bonaerense. El gas, que se dispersó en los alrededores del estadio generó el traslado urgente de niños y adultos a hospitales por falta de oxígeno.

El gas lacrimógeno es un arma química que puede causar irritación, ceguera temporal y lagrimeo. El mal uso puede incluso causar la muerte, si la bomba impacta directamente en el cuerpo. De hecho, según estudios realizados en Estados Unidos, la mayoría de las personas que fueron expuestas a los efectos del gas lacrimógeno a menudo requieren atención médica o mental posterior.

«Fue horrible. Entramos una hora antes del partido con una amiga y mi mamá. A los 9 minutos empieza una ola de humo blanco y mi mamá me dice tapate ya la cara. No había viento y en teoría el humo venía de afuera. En un momento había una avalancha y no podía respirar, había un montón de niños gritando y si vos salías por la puerta (la policía) te baleaban y ahí veías cómo la gente volvía a entrar al estadio. Estaban las puertas cerradas con candados», comentó Greta, una hincha fanática de Gimnasia entre llantos recordando el momento.