Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Honduras

MUNDO

La tormenta Julia deja seis muertos tras su paso por Centroamérica

Julia, que tocó tierra en Nicaragua el sábado, se fue debilitando rápidamente a medida que se internaba en Centroamérica.

La tormenta tropical Julia dejaba al menos seis muertos tras su paso por Centroamérica, informaron este lunes autoridades de El Salvador y Honduras. Además, se prevé que el ciclón siga descargando fuertes lluvias que alcanzarán hasta el sur de México en las próximas horas.

En El Salvador, tres personas perdieron la vida, según anunciaron autoridades de Protección Civil. Dos de ellas luego del derrumbe de un muro que cayó sobre una vivienda en el departamento Morazán, a unos 146 kilómetros al este de San Salvador.

Una más pereció en el departamento occidental Sonsonate, cuando un árbol cayó sobre su casa. En El Salvador, los socorristas han evacuado a 830 personas y se reportan unas 141 viviendas anegadas, calles obstruidas y árboles caídos a lo largo del pequeño país de 6,5 millones de habitantes.

En el mediodía del lunes, Julia se ubicaba a unos 65 kilómetros al oeste de la capital salvadoreña. Con vientos de 24 kilómetros por hora (km/h), avanzaba hacia el oeste-noroeste del país. A la vez, soplaba vientos máximos sostenidos de 65 km/h con ráfagas más fuertes.

«El riesgo de inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo que amenazan la vida continuará a través de Centroamérica y el sur de México hasta el martes», advirtió el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC). Julia, que tocó tierra en la costa oriental de Nicaragua el sábado como un huracán de categoría 1. Pero se fue debilitando rápidamente a medida que se internaba en Centroamérica, informó Reuters.

Sin embargo, sus fuertes lluvias dejaron al menos tres muertos y un desaparecido en Honduras, según autoridades. Una mujer de 22 años perdió la vida tras ser arrastrada por un río, cerca de Guatemala, informó Cristian Sevilla, portavoz del Cuerpo de Bomberos. En Nicaragua, se reportaron más de 2.000 viviendas destruidas y 3.000 calles anegadas.