Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Axel Kicillof

POLÍTICA

Mar del Plata: Axel Kicillof recibió silbidos y abucheos en un acto por los Juegos Bonaerenses

Axel Kicillof vivió un momento incómodo en la ciudad balnearia de Mar del Plata.



Axel Kicillof vivió un momento incómodo en la ciudad balnearia de Mar del Plata. El gobernador de la provincia de Buenos Aires se presentó en «La Feliz» para dar inicio a los «Juegos Bonaerenses» y cuando subió al escenario se llevó la reprobación de los presentes. Ya había sucedido un acontecimiento similar en la ciudad costera y este fin de semana se volvió a repetir.

El gobernador bonaerense recibió abucheos y silbidos en Mar del Plata. El mandatario provincial arribó a la costa con el objetivo de presentar las finales de los Juegos Bonaerenses. Lo que no pensó es que iba a recibir la reprobación del público presente al momento de agarrar el micrófono. Lo que parecía una tenue silbatina, terminó en un fortísimo vituperio.

Cuando estaba predispuesto a hablar, comenzaron los sonidos de desaprobación. Sin embargo, Axel Kicillof decidió hablar. «Hola, pibes, pibas. Hola a todos y todas. Hola provincia de Buenos Aires. Bienvenidos a la final de los Juegos Bonaerenses», exclamó. Mientras tanto siguieron los abucheos y silbidos. Los celulares fueron los captadores del embarazoso momento.

No es la primera vez que Axel Kicillof vivenció una suerte de escrache. En la misma Mar del Plata también había pasado por una situación similar. No hace muchos meses atrás, el gobernador participó de un acto del Servicio Penitenciario Bonaerense. Del mismo modo que ocurrió el fin de semana, se tuvo que ir chiflado y abucheado.

La Plata fue otro de los lugares que no lo recibieron de buena manera. El mandamás bonaerense luego de realizar una charla capacitadora para aspirantes a ingresar a las fuerzas de seguridad. Posteriormente fue a almorzar a un lugar ícono de la ciudad y se tuvo que ir en medio del almuerzo. Los abucheos se hicieron parte del ambiente y para evitar que pase a mayores, decidió abandonar el restaurante.