Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
AFIP

ECONOMÍA

Precariedad laboral: la AFIP detectó en 7 supermercados bonaerenses un 96% de trabajadores en negro

La tasa de empleo es más elevada con respecto al 2019, sin embargo, la AFIP sigue detectando más informalidad.

La AFIP realizó una fiscalización sorpresa en supermercados mayoristas de la provincia de Buenos Aires y descubrió que el 96% de los locales relevados no tienen trabajadores en blanco. El informe indicó que 49 empleados de 52 no tenían cobertura social e incluso hubo casos de personas que estaban registradas con puestos part-time, cuando realizaban jornadas laborales de más de 9 horas por día.

Según datos de la agencia Télam, la AFIP realizará las multas correspondientes y posibles causas penales contra los empleadores por no ser responsables de los derechos y obligaciones que imparte la Constitución. Según el Indec, a nivel nacional hay 3.600.000 personas en la Argentina que trabajan en la informalidad, es decir, un 37.8% de los ocupados no disponen de los derechos laborales como vacaciones pagas, aportes jubilatorios, obra social, aguinaldo o indemnizaciones en caso de despido.

Por otro lado, el Indec afirma que hay 900.000 argentinos que están desempleados y que buscan empleo activamente. Además, reconoce que existen 3.400.000 que realizan trabajos, que en el 84,3% de los casos, no disponen de ningún tipo de remuneración a cambio. Lo más llamativo, es que el Estado considera un trabajador a toda aquella persona que trabaja al menos una hora.

«Entre la población asalariada, el 62,2% cuenta con descuento jubilatorio y el 37,8% no lo tiene. Se observó un aumento de la proporción (comparado de forma interanual con septiembre del 2021) de quienes no cuentan con descuento jubilatorio en 6,3%», comentó el Indec en el último informe relacionado al mercado laboral, donde se demuestra que el empleo informal sigue aumentando.

«Es político y casi mafioso no cambiar las leyes laborales. Argentina, con 8 millones de trabajadores totalmente precarizados, no pueda cambiar sus leyes laborales porque las mafias sindicales te lo impiden. Ya a esta altura forma parte del ADN nuestro haber pasado del sueño de ‘mi hijo el doctor’ al sueño de ‘mi hijo, el empleado público’, al sueño de ‘mi hijo el planero'», afirmó con ironía el diputado y de Avanza Libertad y economista, José Luis Espert.