Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Rosario

SOCIEDAD

«Vamos a matar a periodistas»: la amenaza narco en Rosario que estremeció a todos

El narcotráfico sigue avanzando sobre Rosario y ahora buscan callar a los periodistas para mantener el negocio oculto.

El medio de comunicación, Telefe de Rosario, sufrió una dura amenaza desde el narcotráfico a través de una bandera que dejaron en las inmediaciones del edificio con una frase intimidatoria. «A todos los periodistas de Rosario, dejen de ensuciar y condenar a los pibes con la lengua xq (sic) vamos a matar a periodistas. Con la mafia no se jode, sino de caravana con el Nova”, sentenció la bandera blanca con letras rojas.

«Amenaza a Telefe en Rosario. En nuestra gestión habíamos logrado avanzar. Hoy en Santa Fe volvió el vale todo y ponen en jaque la libertad, amenazando periodistas. Nosotros entraremos a Rosario desde el primer día para liberar a sus ciudadanos del narco-Estado», afirmó Patricia Bullrich en su cuenta de Twitter en solidaridad con la prensa de la ciudad.

El secretario general del Sindicato de Prensa de Rosario, Edgardo Carmona, repudió la amenaza en una entrevista para el medio LT8. «Este es un caso más. Hace poco hicimos una presentación por una amenaza velada en un tuit en el que se decía que había un mundo mejor si se mataba a un periodista por día y que la Fiscalía rechazó porque no le parecía una apología de violencia o delito. Ahora dejaron este cartel amenazante, intimidatorio, que realmente nos preocupa», reconoció Carmona.

«Esta nueva amenaza nos preocupa mucho. Los periodistas no pueden hacer su tarea. Le estamos pidiendo una reunión al gobernador y al ministro de Seguridad. Haremos la denuncia en Fiscalía y esperemos que se actúe con celeridad, porque esto es muy grave», insistió el gremialista enojado por la falta de justicia.

«Esto se da en el marco de una ciudad que vive en situación de zozobra permanente, donde no hay límites. Las instituciones democráticas deben ponerse de pie, frenar esta locura y establecer un plan para eliminar esta amenaza permanente. No se puede vivir en estas circunstancias. La amenaza a los periodistas es una escalada, porque nosotros tenemos la obligación de informar sobre lo que ocurre en la ciudad. Es un deber social para que la gente sepa lo que ocurre y ese trabajo nos pone en peligro», concluyó Carmona.