Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Israel

MUNDO

Benjamin Netanyahu vuelve al Gobierno de Israel

A pesar de tener varios cargos por corrupción, el expremier de Israel vuelve al Gobierno gracias a sus aliados religiosos y de extrema derecha

El exprimer ministro Benjamin Netanyahu y sus aliados religiosos y de extrema derecha, reunidos en el partido Likud, lograron la mayoría absoluta en las elecciones legislativas del pasado martes en Israel, anunció este la comisión electoral. Con este resultado, el líder derechista le permitirá liderar por sexta vez el gobierno.

El bloque de derecha obtuvo 64 escaños de los 120 del Parlamento, repartidos entre el Likud de Netanyahu (32), los partidos ultraortodoxos (18) y una alianza de fuerzas de extrema derecha (14), indicó la autoridad electoral. En tanto, el bloque del primer ministro saliente, el centrista Yair Lapid, quedó en segunda posición con 51 escaños, mientras que la lista árabe laica Hadash-Taal obtuvo cinco, informó Télam.

Tras conocerse los resultados, Lapid felicitó a su rival por su triunfo y señaló que dio instrucciones para preparar una «transición ordenada». «El Estado de Israel está por encima de cualquier consideración política», dijo el premier saliente. «Le deseo suerte a Netanyahu por el bien del pueblo de Israel y del Estado de Israel», agregó.

Ahora corresponde al presidente de Israel, Isaac Herzog, cuyo papel es principalmente simbólico, encargar al líder político con más posibilidades la formación de un gobierno dentro de un plazo de 42 días. Aunque este proceso podría extenderse durante semanas, todo apunta a que gracias a sus aliados de la extrema derecha religiosa, Netanyahu, con varias causas judiciales pendientes por corrupción, volverá al cargo..

Israel tendría así un nuevo giro hacia la derecha, respaldado por una inédita escalada del partido ultranacionalista Sionismo Religioso, cuyos miembros utilizan una retórica incendiaria, antiárabe y anti-LGBTIQ+. Según la prensa israelí, el expremer y líder de la oposición, de 73 años, encargó a Yariv Levin, uno de sus aliados más cercanos, iniciar unas conversaciones que se anuncian complejas.