Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
CABA

SOCIEDAD

CABA: este sábado aumentan un 20% las tarifas de taxis

La primera fase del aumento en CABA se había implementado el 10 de septiembre pasado.

A partir de este sábado, viajar en taxi en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) cuesta un 20% más caro. En el día de hoy, empezó a regir la segunda parte del aumento de las tarifas, dado que la primera fase (30% de aumento) se había implementado el 10 de septiembre último. Junto al de las prepagas, el servicio de taxis es el que más aumentó en la Argentina (70%).

La ficha, que costaba 18,70 pesos de día y 22,50 durante las noches, ahora llega a 22,50 en horario diurno y a 27 pesos a la noche, según NA. Estas caen cada 200 metros de recorrido o bien por cada minuto de espera, en los casos en que el vehículo está detenido. La bajada de bandera, que equivale a diez fichas, aumentó así de 174 pesos a 225 pesos para el horario diurno y de 225 pesos a 270 pesos para la franja nocturna.

También se incrementó el costo extra que hay que abonar por equipaje. Cada pasajero puede viajar con un bolso de mano y una valija o un bulto menor de 90 centímetros por 40 por 30 centímetros. Pero, si suma adicionales, ahora debe abonar 112,50 pesos de día y 135 pesos a la noche.

A modo de ejemplo, un viaje de día desde el Obelisco hasta Retiro pasa a costar casi 600 pesos, mientras que hasta ayer había que desembolsar menos de 500 pesos. El trayecto desde ese mismo punto hasta Constitución pasó de 411,40 a 493,70 pesos. A su vez, hasta Acoyte y Rivadavia (en Caballito) trepó desde 935 pesos hasta 1.122 pesos.

Aumento de taxis en CABA durante 2022

El último ajuste en los taxis había sido en abril, cuando se acordó un incremento del 20%. Este nuevo aumento alcanzó el 30% en septiembre y, este mes, representa un 20%. La decisión fue debatida a fines de agosto en el marco de una audiencia pública, un requisito obligatorio para poder efectivizar la medida, pero no es vinculante.

El Gobierno de CABA y distintas fuentes del rubro habían argumentado que la suba de la tarifa era necesaria para afrontar los costos operativos en alza. Estos suman mantenimiento, gastos y combustible, en el marco de una inflación que fluctúa entre el 6 y el 7 por ciento por mes. “El reajuste permitirá mitigar los efectos de los incrementos sufridos», explica la resolución del Gobierno porteño.

“La rentabilidad del sector, a valores de julio, registra un incremento de los costos operativos del 50 por ciento. De allí se considera oportuno establecer un aumento a implementarse en dos partes: 30 por ciento durante septiembre y 20 por ciento a partir de noviembre”, se precisó en aquella audiencia pública del GCBA.