Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Estados Unidos

MUNDO

Cómo sigue el esposo de Nancy Pelosi tras el ataque en su residencia

La semana pasada, un hombre ingresó al domicilio de la presidenta de la Cámara de Representantes con el motivo de «secuestrarla», pero al no encontrarla, golpeó a su esposo con un martillo.

El hombre que atacó con un martillo al esposo de Nancy Pelosi admitió ante la policía cuáles eran sus pasos a seguir si la líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos estaba en la casa al momento de la golpiza. «Quería secuestrar y romperle las rodillas para mostrarles a otros miembros del Congreso que las acciones tienen consecuencias», explicaron.

El hombre en cuestión fue identificado como David DePape de 42 años y en estos momentos se encuentra detenido por «intento de homicidio». El hecho sucedió el viernes por la mañana cuando David ingresó en la residencia de la pareja en San Francisco con cinchos de nylon, cinta adhesiva y una soga dentro de una mochila, informó NA.

Subió al segundo piso en donde dormía Paul Pelosi, de 82 años, y al grito «¿Dónde está Nancy?» exigió hablar con la mujer. Al no obtener respuesta sobre donde estaba la líder demócrata, su marido fue brutalmente agredido con un martillo. Según la oficina de Pelosi, el hombre fue operado de una fractura de cráneo y de lesiones en el brazo derecho y las manos, aunque los médicos esperan que se recupere.

Sin embargo, el incidente avivó el temor a la violencia política a menos de dos semanas de las elecciones legislativas del 8 de noviembre, que decidirán el control de la Cámara de Representantes y del Senado, y que llegan cuando el clima político en Estados Unidos es el más áspero en décadas.

Días después del ataque, el presidente Joe Biden dijo que entendía que el marido de Pelosi «parece estar mucho mejor» y que el ataque parecía estar «destinado a Nancy». Expertos en extremismo dijeron que el hombre que atacó a Paul podría ser un ejemplo de una tendencia creciente que denominan «terrorismo estocástico».