Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Brasil

MUNDO

Continúan las protestas y cortes de ruta en Brasil: Jair Bolsonaro sigue en silencio

Hasta este martes por la mañana, unas 289 protestas continuaban bloqueando la libre circulación del tráfico.

Las protestas de los partidarios de Jair Bolsonaro, encabezadas por camioneros, se han extendido por todo el país este martes, mientras el presidente de Brasil guarda silencio sobre su derrota en las elecciones del domingo. Sus seguidores bloquearon cientos de rutas en 23 estados. También restringieron el acceso al aeropuerto internacional de San Pablo, lo que obligó a cancelar algunos vuelos.

El juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, quien también supervisó al tribunal electoral para el proceso electoral, ordenó a la policía vial federal que despejara las protestas. Además, advirtió que se aplicarían multas que alcanzarían los 100.000 reales.

Hasta este martes por la mañana, unas 289 protestas continuaban bloqueando la libre circulación del tráfico. Bolsonaro se ha negado a hacer comentarios públicos después de que perdiera la segunda vuelta ante Lula da Silva, por menos de 2 puntos porcentuales.

Según Bloomberg, el presidente podría reconocer el resultado de las elecciones en un mensaje escrito este martes. Por su parte, Lula, que está organizando el equipo de transición antes de asumir el cargo en enero, no ha comentado sobre las protestas. Gleisi Hoffmann, líder del Partido de los Trabajadores, dijo que «las huelgas son políticas» y que «Bolsonaro debe resolverlas».

El presidente se reunió el lunes con su jefe de Gabinete, Ciro Nogueira, y algunos otros ministros y asesores. También participó del encuentro su hijo mayor, el senador Flavio Bolsonaro, quien agradeció a los partidarios de su padre y dijo que «no se darían por vencidos con Brasil».

Si bien la decisión del presidente de no reconocer de inmediato el resultado no es una completa sorpresa dada su larga historia de ataques contra el sistema electoral de Brasil, no es una señal de que el marco institucional del país esté a punto de descarrilarse.