Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

Gastritis erosiva y agenda agitada: Alberto Fernández sigue caminando entre el abismo y la inflación

La pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania más los malos resultados doblegan la salud de Alberto Fernández.



Alberto Fernández llegó a la Argentina luego de la gira en Indonesia y seguirá con diversos estudios para tratar la gastritis erosiva y, además, mantendrá reposo durante el fin de semana. El estrés de los viajes, las altas temperaturas en Bali y la falta de sueño le provocaron a Fernández dos vahídos, sin embargo, se cree que los anticoagulantes que toma a diario por una afección pulmonar, que padece desde 2019, empeoraron su situación gástrica.

Según datos de la agencia NA, el líder del Frente de Todos va a continuar los análisis en el Sanatorio Otamendi ubicado en Recoleta. Si bien el mandatario debía suspender la agenda en Indonesia, la magnitud de las reuniones lo obligó a encarar los encuentros con el presidente de China, Xi Jinping, y la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Gueorguieva.

Antes de llegar a la Argentina, Fernández aterrizó en Madrid y aprovechó para hablar con la vicepresidenta II de España, Yolanda Díaz, para plantear temas relacionados al mercado laboral y los derechos de los trabajadores. Ambos llegaron a la conclusión de continuar con reformas que beneficien a los empleados, pero no se habló de bajar la carga tributaria a los empleadores.

«Me reuní con Yolanda Diaz, vicepresidenta de España a cargo de la cartera de Trabajo. Conversamos sobre los desafíos del mundo laboral y la necesidad de seguir ampliando derechos del pueblo trabajador para construir mejores sociedades articuladas alrededor del trabajo», expresó el mandatario argentino en su cuenta de Twitter.

En el transcurso del día, el presidente comió pollo junto al embajador Ricardo Alfonsín y durmió en la residencia que está junto a la Embajada para partir a la Argentina a las 20:36 (hora de España). Por ahora, el presidente argentino descansará con mayor tranquilidad luego del swap chino que le permitió al Banco Central de la República Argentina utilizar 5.000 millones de dólares para controlar la subida del dólar.