Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Juan Grabois

POLÍTICA

Juan Grabois a los gritos en Ezeiza: «Yo nunca le robé nada a nadie»

Al llegar a Ezeiza, Juan Grabois fue increpado por un grupo de personas que lo desafiaron.



Luego de haber viajado a Italia a encontrarse con el Papa Francisco, Juan Grabois regresó al país y al arribar al Aeropuerto de Ezeiza vivió una situación muy particular. Había mucha gente haciendo fila que comenzó a abuchear y criticar al líder del Frente Patria Grande que luego de varios minutos reaccionó y se peleó con los pasajeros que filmaron el momento.

Mientras hacía la fila en Migraciones, comenzó a gritarse con dos personas que luego sumaron el apoyo de varias más. «Saben cuál es la diferencia entre ustedes y nosotros, que es nosotros tenemos coraje», les contestó el dirigente mientras un efectivo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) intentaba separarlo del conflicto.

«Yo nunca le robé absolutamente nada a nadie, laburé toda mi vida», gritó Juan Grabois mientras la discusión iba subiendo de tono. Mientras tanto, del otro lado de la cinta divisoria, las personas le gritaban «fuera, fuera», al líder del Frente Patria Grande, que los desafió una vez más. «Vos sabés mi nombre y yo no sé el tuyo, ¿cómo te llamas? No te animás a decir tu nombre. Sos un cagón. Bajá la manito» le dijo según NA.

Otro escrache a Juan Grabois

Hace algunos meses, el dirigente del MTE también protagonizó otro cruce con manifestantes a la salida del Congreso de la Nación. Mientras Grabois iba caminando por las calles aledañas, un grupo de personas opositoras al Gobierno lo cruzaron y, además de decirle una gran cantidad de insultos, le pidieron que se vaya del país.

«¿Estás orgulloso de los saqueos? Se caga de hambre la gente. Andate a Cuba. Nos mantenés a polenta. Ladrón. Andate a cuba, delincuente», le gritaban mientras el funcionario los miraba desafiantemente e incluso se paró frente a ellos sin decir ninguna palabra hasta que ingresó al edificio, donde pasó el cordón de custodia y dejó atrás los agravios.