Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Jorge Lanata

ESPECTÁCULO

La analogía futbolera de Jorge Lanata: «No soporto que se aprovechen de los indefensos»

A una semana del mundial, Jorge Lanata pidió que se acuerden del presente del país en medio del evento.

Falta una semana para que comience el Mundial de Qatar 2022 y el país espera con ansias el debut del equipo de Lionel Scaloni. Sin embargo, la crisis económica y social del país se ve atravesada por tal evento y Jorge Lanata no dejó pasar la oportunidad para realizar una particular reflexión sobre el presente de Argentina a través de un partido de fútbol.

En su editorial de PPT, el periodista afirmó que «no le gusta que se aprovechen de los indefensos» luego de señalar que su abuela llegó de España sin saber leer ni escribir, pero con un libro bajo el brazo. Del mismo solamente veía las fotos, ya que no podía comprender los escritos del Padre Tomás Péndola de otra manera que no sea esa.

Seguido a esto, comparó que la Iglesia se aprovecha de las personas analfabetas, al igual que en el fútbol o en la política. «Cuando veo un partido hay 22 millonarios que corren y a su alrededor personas que pierden cuando ganan. Creen que ganan cuando los millonarios ganan. Son unos de los ejemplos más cínicos del sistema», relativizó el comunicador.

«En una semana arranca el mundial y para muchos es importante. En la Provincia de Buenos Aires no va a haber clases y va a dejar de funcionar el país. No quiero ser aguafiestas porque si ganamos somos los mejores y si perdemos una mierda. Quiero pedir, a una semana del mundial, que 5 minutos de cada 24 horas se acuerden en este país«, apuntó Jorge Lanata.

Para finalizar, recordó que «la mitad de la gente es pobre, la mitad de los pibes no terminan el secundario, un jubilado gana 50 lucas y la justicia es lenta. Algo hay que hacer. 5 minutos de 24 horas les pido, nada más», concluyó el periodista en su comparación mundialista entre la política y el fútbol, un deporte con el que reconoció que no se lleva bien.