Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
cambio climático

MUNDO

La OMC busca revivir las negociaciones sobre el comercio verde

«Nos gustaría ver la reactivación de un acuerdo de bienes y servicios ambientales», dijo Ngozi Okonjo-Iweala.

La directora de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, expresó que tiene como objetivo revivir las negociaciones sobre un acuerdo comercial ambiental global, como parte de los esfuerzos para dar al organismo de control comercial un papel más importante en la lucha contra el cambio climático.

Las conversaciones sobre la eliminación de aranceles y otras barreras comerciales en bienes como paneles solares o controles de calefacción inteligente, que pueden abordar el cambio climático, se consideran un paso valioso para reducir el costo de la protección ambiental.

Pero las discusiones de la OMC colapsaron en 2016 luego de desacuerdos entre China y los países occidentales sobre qué productos deberían estar en la lista ambiental. «Nos gustaría ver la reactivación de un acuerdo de bienes y servicios ambientales», dijo Okonjo-Iweala expresó al margen de la cumbre climática COP27.

Agregó además que las conversaciones también deberían ampliarse para incluir servicios. Estos podrían incluir la mitigación de la contaminación del aire o el tratamiento de aguas residuales. «Es necesario tener un régimen comercial amigable para las energías renovables y otros productos amigables con el medio ambiente», dijo a Reuters.

Señaló que los aranceles para los productos de combustibles fósiles son más bajos que para las energías renovables en muchos países. La capacidad del organismo de comercio mundial para lograr acuerdos multilaterales ha estado en duda después de una sequía de años, pero la firma de acuerdos en junio ha ayudado a restaurar la fe y renovar la ambición.

Las discusiones exploratorias sobre una posible reactivación de un acuerdo comercial verde comenzaron en el organismo de 164 miembros de la OMC, aunque Okonjo-Iweala explicó que algunos países habían expresado preocupaciones, sin nombrarlos. Sugirió comenzar con una lista preliminar de unos 50 o 60 productos que se podrían alargar gradualmente.