Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
La Pampa

SOCIEDAD

La Pampa: el abogado del papá de Lucio Dupuy se quebró cuando intentaba contar el caso

Un caso que conmocionó a la Argentina por lo escabroso de los hechos.

La conmoción por el crimen del niño Lucio Dupuy ocurrido hace un año en La Pampa sigue a flor de piel. Este jueves, ese clima se renovó con el inicio del juicio que se lleva adelante contra su madre, Magdalena Espósito Valenti, y la novia de ella, Abigail Páez. A tal punto que el abogado querellante del caso que conmocionó a la Argentina, Mario Aguerrido, se quebró mientras brindaba una entrevista televisiva.

Aguerrido, el abogado del padre del menor, mostró su conmoción cuando le consultaron sobre si durante su carrera había vivido un caso tan aberrante como el del pequeño. Sobre el mismo, se sospecha que su propia madre lo torturó, lo golpeó y hasta abusó sexualmente de él en el último año con vida. “Discúlpame”, se excusó el letrado de contestar a la pregunta, consignó NA.

Es que se le había recordado que el forense Juan Carlos Toulouse, quien realizó la autopsia del cuerpo del niño, había dicho: “En 27 años de profesión nunca vi nada igual”. “Nunca vi algo parecido, de ninguna manera”, resumió el letrado tras un instante de pausa y al haberse quebrado al borde de caérsele las lágrimas, lo cual denotaba el clima que se estaba viviendo en territorio pampeano ante semejante caso.

Por otra parte, Aguerrido dijo que también hay que investigar “por encubrimiento” a otras personas pues no advirtieron los malos tratos que había recibido el menor durante el último tiempo. En ese sentido, el abogado apuntó a los “responsables del área de salud” ya que a Lucio lo hospitalizaron en más de una ocasión por alguna lesión, pero nunca se denunció nada.

“No importa quién fue la autora y quién cooperó porque ambas fueron autoras”, subrayó Aguerrido durante su exposición en el juicio. En tanto, la asesora de niñas, niños y adolescentes, Graciela Massara pidió al Tribunal que “ponga especial a la temporalidad de las heridas” ya que se sospecha que venían atormentando a Lucio desde un año antes de su crimen; y que tenga en cuenta además que las acusadas mintieron sobre cómo murió (habrían afirmado que delincuentes mataron a Lucio).

Si bien las dos imputadas se negaron a declarar, las defensas expusieron su estrategia y la defensora oficial Blanco Gómez que asiste a Páez dijo que el “resultado muerte no fue querido” y que hasta “procuró evitarlo”. “Hay sospechas de que Lucio ya sufría maltratos” cuando convivía con la familia paterna, sostuvo la defensora. Por su parte, Pablo de Biasi, defensor de la madre de Lucio, dijo que ella “no fue la autora material” y que las lesiones que presentaba el pequeño venían desde antes que la tenencia quedara a su cargo.

Al referirse a los delitos por los que está imputada, el letrado indicó que “hay dudas razonables” para poder probarle los hechos y reiteró que Lucio ya venía sufriendo agresiones antes de que quedara a cargo de su madre. Ambas defensas manifestaron que tratarán de probar la inocencia de las acusadas o alternativamente que haya un cambio en la calificación legal.

El primer testigo en declarar en el juicio fue Christian Dupuy, papá del niño, quien dio detalles de cómo había sido la vida familiar con Espósito Valenti y Lucio, cuál fue la relación con la imputada cuando se quedó a cargo de la víctima y cuándo fue la última vez que vio a su hijo, entre otras cuestiones. También hubo preguntas de las defensoras que según la querella apuntaban a hacer también responsable al padre por lo que sucedió con Lucio.