Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
México
Foto de FIFA

DEPORTES

México, sin goles en Qatar 2022

México arrastra un registro histórico de minutos sin marcar que se extiende a sus últimos cuatro juegos mundialistas y necesitará quebrar la sequía para meterse en octavos.

México arrastra la peor sequía ofensiva de su historia. Van 385 minutos sin gritar un gol mundialista. El último fue de Chicharito Hernández, jugarod que fue dejado de lado por Gerardo Martino en Qatar 2022, a los 66’ ante la República de Corea en la fase de grupos de Rusia 2018. Desde entonces, El Tri disputó cuatro encuentros, recibió siete tantos y no anotó.

Desde entonces, El Tri disputó cuatro encuentros, recibió siete tantos y no anotó. Eliminado en los octavos de final de la edición anterior, el elenco Azteca aterrizó en Doha. Su ilusión es acceder al quinto partido después de 36 años. Sin embargo, podría marcharse con otro récord. Necesita vencer a Arabia Saudita y una combinación de resultados para meterse entre los mejores 16 por octavo certamen consecutivo.

La anemia es evidente. México realizó una buena presentación hasta el gol de Lionel Messi. Pero hubo dos falencias que, combinadas, resultan en un equipo inofensivo. No demostraron ideas en la mitad de la cancha y se registró poco peso específico de sus delanteros. Gerardo Martino decidió dejar en el banco de suplentes a sus tres centrodelanteros y trazó un 5-3-2 con la sociedad Hirving Lozano-Alexis Vega como dupla. La intención era clara. No darle referencias a Nicolás Otamendi ni Lisandro Martínez y complicarlos con la velocidad de los dos jugadores más desequilibrantes que suelen lucirse más como extremos.

El entramado defensivo de un Tri que apostó al contragolpe funcionó a la perfección hasta que Messi apareció en todo su esplendor para arruinar los planes mexicanos con una genialidad. La propuesta ofensiva, sin embargo, fracasó desde el principio. Sobre el campo de Lusail se sentía un equipo impotente, incapaz de lastimar al fondo argentino. Lozano y Vega se dedicaron principalmente a perseguir la salida albiceleste y, cuando conseguían interceptar algún balón suelto, estaban demasiado solos, demasiado distanciados de quien debería ser su socio e incluso del resto de sus compañeros. Apenas un tiro libre de Vega inquietó al fondo albiceleste, aunque Emiliano Martínez voló espectacularmente para descolgarla del ángulo y ahogar el grito del máximo anotador del ciclo Martino.

La escasez anotadora no es una novedad. México lleva convertidos tan solo 18 goles en la misma cantidad de encuentros en 2022. Más allá de la falta de eficacia, el problema que acusa el combinado de Martino parece aún peor: prácticamente no ha generado situaciones en sus 180 minutos en territorio catarí. “Hay que darle la vuelta a la página, tenemos fe, tenemos esperanza. Si hay 1% de chances, vamos a luchar por eso”, explicó Chucky Lozano tras la caída ante la Albiceleste.

Martino decidió convocar a tres delanteros capaces de cumplir la función de centrodelantero. El primero, el de mayor jerarquía, es Raúl Jiménez. El nueve del Wolverhampton no llegó al certamen en plenitud, con problemas físicos que le impidieron sumar continuidad en el Wolverhampton de la Premier League y apenas sumó 25 minutos en Lusail. Ya son tres Mundiales para Jiménez y todavía busca su gol: en Brasil 2014 disputó un partido y en Rusia 2018 completó otros dos. Rogelio Funes Mori, el argentino naturalizado que Martino llevó como apuesta, no salió a la cancha. Tampoco Henry Martín, de gran semestre en el América. México terminó con Roberto Alvarado y Uriel Antuna como puntas de lanza junto a Jiménez en busca de un descuento que nunca llegó.

Para Antuna, sin embargo, la anemia ofensiva no es un problema: «Siempre se ha criticado al equipo por eso, pero al final hay que seguir confiando hasta el último minuto. Tenemos buenos jugadores. Hemos demostrado que también tenemos gol y vamos a seguir luchando», comentó post partido en la zona mixta. Kevin Álvarez, carrilero que ocupó el lateral derecho en la línea de cinco diseñada por Martino, reconoce fallas arriba: «Tal vez en el ataque nos faltaron más opciones. Defensivamente veníamos haciéndolo muy bien porque no tenían oportunidad de meter gol”.

Desde casa, el autor del último gol mundialista de México alienta a sus compañeros: «Todavía se puede. Todavía hay muchas posibilidades. Todavía nuestro hermoso país puede clasificar a la siguiente ronda. ¡SIGAMOS APOYANDO!», escribió Chicharito en sus redes sociales. Para México, que suma un punto tras dos fechas, los desafíos serán mayúsculos en su última presentación: tendrá que vencer a una competitiva Arabia Saudita y esperar que Polonia derrote a la Argentina para clasificar en el segundo lugar del grupo. En cambio, si la Albiceleste se impone al conjunto liderado por Robert Lewandowski, El Tri no solo tendrá que quebrar su sequía anotadora: deberá recortar la diferencia actual de cuatro goles con los europeos.