Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
FIFA Qatar 2022
Mundial de Qatar 2022

DEPORTES

Qatar 2022: el mundial de las polémicas y las denuncias

La Copa del Mundo 2022 es según muchas ONGs el Mundial de la vergüenza.

El 2 de diciembre de 2010 Qatar sorprendió al mundo al ser designado como el organizador de la primera Copa del Mundo en Medio Oriente para el año 2022. Un país pequeño, sin tradición futbolística y con altas temperaturas, que sorprendentemente le ganó la candidatura a Estados Unidos, hasta ese momento el favorito para ser el anfitrión.

Como primer punto, la elección generó sospechas y desencadenó en escándalo, el FIFA Gate”, una denuncia que se llevó puesta al exmandatario de dicha organización Joseph Blatter. Sin embargo, de la «inversión» nace una gran pregunta: ¿De qué le sirve un mundial a Qatar? La respuesta es simple, un lavado de imagen como país.

Los Qataríes quieren desterrar la idea de que patrocinan al terrorismo, un rótulo instalado después del conflicto y el bloqueo que le hicieron sus vecinos del Golfo Pérsico. Aunque de más está decir que la visibilización saca a flote lo negativo. El Código Penal de ese país tipifica a las relaciones homosexuales como un delito punible con hasta siete años de prisión. Respecto al tema, el presidente de la FIFA Gianni Infantino, advirtió que la comunidad LGTBIQ+ iba a ser bienvenida, pero a su vez agregó que había que respetar la cultura local.

Por otro lado organismos de derechos humanos y organizaciones sindicales denunciaron en reiteradas oportunidades atropellos sobre las leyes que «protegen» a los trabajadores de la zona e inmigrantes. El año pasado, el diario inglés The Guardian presentó un informe en el que señalaba que, desde que se anunció el mundial, fallecieron 6.500 obreros de la construcción en el territorio sede.

El expresidente de la FIFA responsabilizó al expresidente de Francia por el Mundial de Qatar 2022

En una entrevista presentada el martes, Baltter expresó que la elección de 2010 por el país del oeste asiático como sede «fue un error» y echó culpas al entonces presidente de la UEFA, el francés Michel Platini. Según Joseph, Nicolas Sarkozy presionó al exfutbolista para que los votos de la UEFA fueran a Qatar, después de que el jefe de Estado francés se reuniera con el príncipe heredero qatarí.