Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Reino Unido

MUNDO

Reino Unido congela activos de empresarios rusos

Reino Unido fue el destino de gran parte del dinero ruso que fluyó hacia Occidente en las décadas posteriores al colapso de la Unión Soviética en 1991.

El gobierno de Reino Unido anunció este jueves que había congelado activos por valor de más de 18.000 millones de libras en manos de oligarcas rusos, otras personas y empresas sancionadas por la invasión de Ucrania. Rusia ha superado a Libia e Irán para convertirse en la nación más sancionada por Londres, dijo la Oficina de Implementación de Sanciones Financieras (OFSI), parte del Ministerio de Finanzas, en su informe anual.

Los activos rusos congelados fueron 6 mil millones de libras más que la cantidad reportada en todos los demás regímenes de sanciones británicos. El multimillonario Roman Abramovich y el empresario Mikhail Fridman se encuentran entre los sancionados este año, junto con el presidente Vladimir Putin, su familia y los comandantes militares.

Los activos congelados son una combinación de participaciones en empresas y efectivo en cuentas bancarias. No incluye activos físicos como bienes inmuebles o activos mantenidos en Dependencias de la Corona como Guernsey y Jersey. El gobierno ha sancionado el 95% de las exportaciones rusas a Reino Unido y todas las importaciones de petróleo y gas rusos se detendrán a fines de 2022.

«Hemos impuesto las sanciones más severas a Rusia y esto está paralizando su maquinaria de guerra», explicó Andrew Griffith, ministro del Tesoro. «Nuestro mensaje es claro: no permitiremos que Putin triunfe en esta brutal guerra», agregó. Reino Unido ha sancionado hasta ahora a más de 1200 personas, incluidos empresarios de alto perfil y políticos destacados, y más de 120 entidades en Rusia, informó Reuters.

Reino Unido fue el destino de gran parte del dinero ruso que fluyó hacia Occidente en las décadas posteriores al colapso de la Unión Soviética en 1991. La Unión Europea anunció en julio que había congelado 13.800 millones de euros de activos rusos por la guerra en Ucrania.