Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Jonatan Viale

ESPECTÁCULO

Revés de la Corte: Jonatan Viale destacó que el kirchnerismo «una vez más desprecia la República»

Jonatan Viale repasó las reacciones del oficialismo ante la decisión del máximo tribunal sobre el Consejo de la Magistratura.

El revés de la Corte Suprema a la maniobra de Cristina Kirchner sobre el Consejo de la Magistratura es la mayor preocupación del Frente de Todos en este momento. Ante ello, y al repasar comentarios de dirigentes como Juan Manzur y Juliana Di Tullio, Jonatan Viale destacó que el kirchnerismo «una vez más desprecia la República y la división de poderes».

«El kirchnerismo hace trampa, lo cual la Corte tiene razón en definir esto como ‘ardid'», destacó en su columna editorial de Radio Rivadavia. De esta manera, para afirmar que son tramposos y, por ende, «antidemocráticos», el politólogo enumeró una serie de trampas que el kirchnerismo realizó y realiza para perpetuarse en el poder.

Algunas de las trampas que enumeró Jonatan Viale

La trampa número 1 que nombró Jonatan Viale fue el escándalo que Aníbal Ibarra, en su campaña de 2007 como diputado, contrató militantes para que se hicieran pasar por público general. Otra de las trampas que recordó fue cuando Eduardo Borocotó, exdiputado nacional en el año 2005 por el PRO, se reunió con Alberto Fernández y se pasó al kirchnerismo.

Otro movimiento tramposo que el politólogo recapituló fue cuando el matrimonio Kirchner le ordenó al exsecretario de Comercio Interior Guillermo Moreno que organice una patota para intervenir el Indec. La otra fue el bolillero del difunto juez Oyarbide, quien fue cuestionado por no hacer prosperar ninguno de los juicios políticos que se le pidieron, entre ellos, el escándalo Schoklender.

En conclusión, volviendo a la decisión de la Corte Suprema, destacó el freno a la jugada de la presidencia del Senado. «Esta vez le puso un límite a la trampa kirchnerista. Son tramposos, inmorales e ilegales. Lo que dijeron es que Cristina Kirchner armó un ardid para quedarse con el Consejo de la Magistratura para que los jueces sean militantes».