Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Thiago Silva
Foto de FIFA

DEPORTES

Thiago Silva: “Me preparé desde el primer día tras la derrota ante Bélgica”

En una entrevista con FIFA+, el capitán de la Seleção habló sobre el presente de Brasil en esta Copa Mundial.

Como millones de compatriotas suyos, Thiago Silva quedó enojado con la derrota de la Selección ante Bélgica en cuartos de final de Rusia 2018. Al día siguiente, recordó que se le metió en la cabeza que debía disputar un Mundial más. Estaba a punto de cumplir 35 años, sin embargo, nada le disuadiría de esa idea. “Me lo propuse”, dice a FIFA+.

Ahora, a los 38 años, el central no solo ha logrado ese objetivo —cuya búsqueda documentamos en nuestra serie original Capitanes—sino que sigue siendo uno de los mejores del planeta en su demarcación, es titular indiscutible para Tite y lleva el brazalete de capitán, además de ser el jugador de mayor edad que actúa en el torneo con Brasil. El récord pertenecía anteriormente a los legendarios Djalma Santos (37 años y 138 días en 1966) y Nilton Santos (37 años y 32 días en 1962) y se ampliará cuando entre en juego este lunes contra Suiza en la segunda jornada del Grupo G de Qatar 2022.

Thiago es un ejemplo poco habitual de longevidad al más alto nivel, aunque durante su trayectoria haya pasado por episodios difíciles, como cuando dejó el PSG en 2020 sin que el club mostrara interés en renovar su contrato.

“La salida del París fue un momento complicado, por todo el contexto que la rodeó. Aunque yo estaba tranquilo en cuanto a mi potencial y mis cualidades, también hubo dudas y optar por el Chelsea fue la decisión correcta, que culminó con la conquista de la Liga de Campeones, la respuesta a esas dudas”, afirma.

En esta entrevista comparte su visión acerca de la evolución del fútbol en la última década y cuenta cómo se ha preparado para no quedarse por el camino.

FIFA+: La longevidad de su carrera es algo inusual. Una cosa es jugar hasta los 38 años y otra llegar a esa edad disputando los mayores torneos del mundo y siendo titular con la selección. ¿Es algo que responda a un proyecto o ha sido fruto del trabajo diario?

Thiago Silva: Siempre me he cuidado mucho fuera de la cancha para poder seguir jugando a un alto nivel el mayor tiempo posible. He prescindido de muchas cosas y he invertido mucho para lograrlo. Desde el día siguiente al partido contra Bélgica del Mundial de Rusia me propuse ir a otro Mundial y lo he conseguido.

¿Cuándo se dio cuenta de que su carrera podía llegar hasta aquí, a su cuarto Mundial como futbolista de altísimo nivel?

Siempre me he esforzado mucho y siempre he creído en mí mismo. La salida del París fue un momento complicado, por todo el contexto que la rodeó. Aunque yo estaba tranquilo en cuanto a mi potencial y mis cualidades, también hubo dudas y optar por el Chelsea fue la decisión correcta, que culminó con la conquista de la Liga de Campeones, la respuesta a esas dudas.

Al ver a Brasil dentro del campo, es interesante fijarse en cómo pueden cambiar las cosas en cuatro años, incluso con la continuidad inédita del cuerpo técnico. Han despuntado varios jugadores en diversos sectores. ¿Qué le llamó más la atención en la construcción del equipo desde Rusia hasta Catar?

El fútbol brasileño tiene esa característica, dar a conocer mucha gente de talento, cada año surgen nuevos jugadores que brillan en sus clubes y eso acaba reflejándose en la selección, hay tres o cuatro de un nivel muy elevado en todos los puestos. El seleccionador no lo tuvo fácil para hacer la lista definitiva. En comparación con 2018, creo que ahora llegamos siendo más maduros, con un plantel muy potente y totalmente concentrado en conseguir el objetivo.

Usted mostraba muchas de las cualidades que se exigen a un central moderno, con el balón en los pies, ya antes de irse a Europa. En términos de progresión y perfeccionamiento, ¿qué procuró trabajar más o absorbió desde que llegó a Europa? ¿La táctica o la técnica?

La experiencia acaba aportando mucho al juego, uno aprende a leer mejor las jugadas, a anticiparse a ciertas situaciones. Creo que una diferencia muy importante es la cuestión física, la velocidad del juego. El fútbol de hoy en día es muy rápido, puede que eso sea lo que más ha cambiado en los últimos años.

¿Hay algún central o entrenador que haya tenido una gran influencia en su carrera? ¿O es todo una cuestión de aprendizaje continuo, de acumular información y experiencia?

La experiencia aporta sabiduría y conocimientos, pero no cabe duda de que aprender de grandes referentes me ha ayudado a crecer y progresar. De todos es sabido que admiro a Juan, pero también he tenido la oportunidad de jugar con otros futbolistas y compañeros, y de verlos, como Nesta y Maldini. Lo mismo ocurre con los entrenadores, es pública mi admiración por algunos, como Ancellotti, Tite y Tuchel.

De cara al futuro, piensa en ser entrenador, ¿no? ¿En transmitir esos conocimientos?

Podría ser el camino que siga después de colgar los botines. He estado intentando estudiar y mejorar y ese podría ser el siguiente capítulo de mi trayectoria.