Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Daniel Tognetti

ESPECTÁCULO

Daniel Tognetti develó el nuevo disfraz de Cristina Kirchner: «Hoy está jugando como jefa de la oposición»

Según Tognetti, la vicepresidenta se está preparando para asumir como líder opositora ante la inminente derrota electoral.

Daniel Tognetti, animador y exconductor de Duro de Domar, manifestó que Cristina Kirchner sabe que el Frente de Todos no va a ganar las próximas elecciones presidenciales del 2023. En ese marco, Tognetti cree que el próximo gobierno tendrá que hacer un fuerte ajuste económico que va a afectar a gran parte de la sociedad para dejar los números macroeconómicos en orden y que Cristina tendrá que jugar desde la oposición bajo el rol de protectora de los más vulnerables.

«Ayer Cristina aclaró algo que nosotros sospechábamos y teníamos algún tipo de información al respecto y lo que fue interpretado como un renunciamiento. Ella dice que no iba a estar en ninguna boleta en 2023, pero era algo que estuvo meditado… no fue una reacción frente al conocimiento del fallo judicial adverso como especulaban algunos», expresó Tognetti en la radio AM 530.

«Está la construcción de la narrativa de la proscripción. Para mí, Cristina ya está imaginándose que el próximo gobierno será de otro signo político y que tendrá que profundizar la política de ajuste actual y que alguien va a tener que representar a esas consecuencias de esa política de ajuste y que imagina que puede ser ella o su espacio político. Está jugando como jefa de la oposición«, explicó el exconductor de Punto Doc.

«El cronograma de pago de vencimientos de la deuda tanto en pesos para el año que viene y para el 2024 en dólares con los acreedores privados y el Fondo Monetario Internacional (FMI) deja absolutamente condicionado al próximo gobierno. La Argentina va a una renegociación feroz para los intereses de las mayorías o va a un default. Imaginate eso con la lapicera de Patricia Bullrich o Mauricio Macri», comentó el experiodista de CQC.

«Perón tenía ese modo de conducción política bastante darwinista que le rindió bastantes frutos, porque mantuvo el liderazgo durante 18 años de exilio con frases del estilo: ‘cualquiera puede conducir’ y armaba esas conducciones políticas y tácticas que tenían como 50 miembros y era difícil que se pusieran de acuerdo en algo. La frase del bastón de mariscal encierra una trampa en sí misma…, si cualquiera puede conducir, quiere decir que hoy no conduce nadie», concluyó.