Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Perú

MUNDO

Dina Boluarte juró como presidenta de Perú tras la destitución de Pedro Castillo

La dirigente se convirtió así en la primera jefa de Estado mujer en la historia de ese país.

Dina Boluarte juró este miércoles como presidenta de Perú en una sesión convocada de urgencia por el Congreso de ese país. Horas antes, el Parlamento peruano había aprobado la destitución del mandatario Pedro Castillo luego de que éste anunciara sorpresivamente la disolución temporal del Legislativo. De esta manera, Boluarte se convirtió en la primera mandataria mujer de la historia de Perú.

Durante la mañana, Castillo anunció sorpresivamente la disolución del Congreso y dijo que gobernaría por decreto. Esto fue considerado como un “auto golpe de Estado” por dirigentes de varias extracciones políticas. Éstos se reunieron de inmediato en una sesión especial en el Parlamento y aprobaron la vacancia del mandatario, a quien luego detuvo la Policía peruana, en medio de un clima tenso y de incertidumbre.

Boluarte, de 60 años, se desempeñaba como vicepresidenta en el gobierno de Castillo y hasta hace poco ocupaba el cargo de ministra de Desarrollo e Inclusión Social. “Juro por Dios, por la Patria y por todos los peruanos, que ejerceré fielmente el cargo de presidente de la República, que asumo de acuerdo con la Constitución, desde este momento hasta el 26 de julio de 2026”, expresó Boluarte tras recibir la banda presidencial de manos del presidente del Congreso, José Williams Zapata.

“Defenderé la soberanía nacional, la integridad física y moral de la república y la independencia de las instituciones democráticas. Que cumpliré la con la Constitución y las leyes de Perú, reconociendo la libertad de culto y la formación moral de los peruanos”, añadió la flamante jefa de Estado con la mano en la Biblia. Y remarcó: “Esta difícil coyuntura nos pone a prueba a todos los ciudadanos”.

En esta línea, expresó: “Antes que política soy una ciudadana y una madre peruana que tiene pleno conocimiento de la responsabilidad que la historia pone en mis hombros”. “Se ha producido un intento de golpe de Estado, una impronta promovida por el señor Pedro Castillo, que no ha encontrado eco en las instituciones de la democracia y la calle. Este Congreso, atendiendo al mandato constitucional, ha tomado una decisión y es mi deber actuar en consecuencia”, recalcó Boluarte.

En su primera intervención ante el Congreso como presidenta, la dirigenta llamó “a la unidad de todos los peruanos”, ganándose los aplausos del hemiciclo. “Nos corresponde conversar, dialogar, ponernos de acuerdo, algo tan sencillo, como tan impracticable en los últimos meses”, planteó. En este sentido, convocó “a un amplio proceso de diálogo entre todas las fuerzas políticas representadas o no en el Congreso”.

Al mismo tiempo, Boluarte pidió una “tregua política para instalar un gobierno de unidad nacional” y “el apoyo de la Fiscalía para entrar en las estructuradas corrompidas por las mafias”. Si bien a lo largo de los últimos meses Boluarte llegó a manifestar que en caso de Castillo fuera destituido por el Congreso, ella se iría con él, las últimas acciones del ya expresidente la llevaron a cambiar de opinión y desde el primer momento se mostró tajante contra lo que definió como “un golpe de Estado”.

Boluarte ahora tendrá que lidiar con un Parlamento en el que no cuenta con una bancada y apenas aliados parlamentarios que la apoyan, después de que hace poco dejara de formar parte de Perú Libre, y que desde hace dos décadas se mostró como un espacio ingobernable y hostil hacia todos los presidentes, según recopiló un cable de la agencia de noticias DPA.