Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Bruno Fernandes
Foto de FIFA

DEPORTES

El choque ante Suiza será especial para Bruno Fernandes y otros jugadores de Portugal

El padre del jugador vivió cinco años en Suiza y quiso llevarse con él al resto de la familia. João Cancelo y Diogo Costa también tienen una relación especial con el país helvético.

El choque ante Suiza de octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 no será un partido cualquiera para Portugal, ya que ofrece a los lusos la oportunidad de mejorar la campaña de hace cuatro años, y trae además muchos recuerdos emotivos para algunos de sus principales jugadores, como Bruno Fernandes, João Cancelo y Diogo Costa. Todo apunta a que los tres actuarán de inicio contra el conjunto helvético en el Estadio de Lusail y sus vidas han tenido una estrecha relación con el país de sus actuales adversarios.

Antes de convertirse en estrellas mundiales, formaron o vieron a sus padres formar parte de la comunidad portuguesa en Suiza, la tercera más grande del país, de más de 255 000 personas, de modo que lo visitaron con frecuencia, lo que marcó en parte sus trayectorias antes del Mundial de Catar. FIFA+ cuenta un poco más sobre el vínculo que une a los tres titulares portugueses con sus adversarios por un puesto en cuartos de final.

El fútbol impidió a Bruno Fernandes ir a Suiza

Bruno Fernandes ya jugaba en las categorías inferiores del Boavista cuando su padre, José, entonces desempleado, decidió trasladarse a Suiza. Pensaba en llevarse a toda la familia consigo, pero el centrocampista se cerró en banda y se negó a dejar la ciudad de Maia, en las afueras de Oporto.

“En aquel momento la idea era que emigráramos todos, pero por culpa de Bruno yo no fui, porque él dijo que no iba, que se iba a escapar, que estaba en una etapa crucial de su carrera. Yo le decía que en Suiza también había fútbol, y él contestaba que los suizos eran malísimos. Fue un momento muy complicado. Así que me quedé yo sola con él y sus dos hermanos mientras su padre estaba allí”, explicó Virgínia, madre de Bruno, a A Bola TV. En total, el padre de Bruno pasó cinco años alejado de la familia trabajando en Suiza, mientras él empezaba a destacar en los campos portugueses. Su sueño estaba cada vez más cerca, pero siempre había algo que echaba en falta.

“El peor recuerdo que tengo de mi época en las categorías inferiores fue cuando emigró mi padre. Esa fue la parte más difícil. Se marchó a Suiza y ya no pudo seguir animándome desde las gradas en los partidos”, declaró el jugador del Manchester United al periódico Record. Pasó varias vacaciones en Suiza antes de irse él mismo a Italia, donde militó en Novara, Udinese y Sampdoria, antes de volver a su país para brillar en el Sporting y, finalmente, en el United.

Diogo Costa llegó a Portugal tras la separación de sus padres
Diogo Costa, actual guardameta titular de Portugal y una de las revelaciones del fútbol luso en los últimos años, nació en una localidad de menos de 10 000 habitantes de Suiza y allí pasó sus primeros años de vida. Todo indicaba que iba a criarse en el país alpino, pero la decisión de sus padres de separarse lo trajo a Portugal a los siete años.

De no haber sido por ese trascendental episodio de su infancia, bien podría estar defendiendo ahora los colores de la selección suiza. Sin embargo, sigue manteniendo una fuerte conexión con el país en el que nació: es hijo único y su padre continúa viviendo allí.

No obstante, el traslado a Portugal le abrió las puertas de una carrera perfectamente planificada con el Oporto y que le permitió codearse con grandes estrellas, como el español Iker Casillas, antes de erigirse en dueño del arco de los Dragones de forma definitiva. A sus 23 años, es el portero titular más joven de las selecciones participantes en Catar. Cancelo sufrió un drama familiar cuando su padre se iba a Suiza. Cuando ya estaba cerca de ascender al primer equipo del Benfica, João Cancelo vivió un episodio que acabaría marcándole para el resto de su vida.

Cuando tenía 18 años, su padre, José, que residía en Suiza por motivos de trabajo, viajó a Portugal para pasar las fiestas navideñas con los suyos. Estuvo un mes entero con ellos y, al final, la familia lo acompañó al aeropuerto para despedirse. El problema es que, en el camino de vuelta a casa, sufrieron un accidente de tránsito en el que falleció su madre, Filomena, y resultaron heridos él y su hermano pequeño, Pedro.

Cancelo, que vivía en casa de sus abuelos maternos, nunca ha ocultado la admiración que sentía por su progenitora, quien compaginaba tres trabajos para ayudar a la economía familiar. Su muerte lo conmocionó tanto que se planteó dejar el fútbol y llegó a parar unas semanas.

“Soy de familia humilde. En Portugal muchas veces no hay trabajo, mi padre tuvo que ir a Suiza para ganar dinero con el que ayudar a la familia. Yo vivía con mis abuelos y durante el día prácticamente no veía a mi madre. En un momento dado llegó a tener tres trabajos diferentes, solo la veíamos a la hora de cenar. Cuando la perdí, sentí que había tocado fondo”, confesó Cancelo a la UEFA. Aconsejado por José, prosiguió su carrera en honor a su madre y pasó por el Valencia, el Inter de Milán y la Juventus antes de recalar en el Manchester City.