Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Vaticano

MUNDO

El Vaticano prepara el funeral para despedir a Benedicto XVI

El papa emérito Benedicto XVI falleció a los 95 años luego de parecer una larga enfermedad. Había abandonado su cargo en el Vaticano por la misma razón.

La muerte del papa emérito Benedicto XVI conmocionó al mundo y, por ello, el Vaticano se viste de luto en vísperas de fin de año. Ante la noticia, la sede central de la Iglesia Católica prepara el funeral para despedir al papa emérito. Joseph Aloisius Ratzinger renunció a su cargo papal en 2013 tras 8 años de liderazgo. Se convirtió en el sexto papa en abdicar luego de 6 siglos.

El cuerpo del papa emérito será expuesto desde el lunes en la basílica San Pedro. Allí, los creyentes podrán venerarlo en una ceremonia sencilla, según precisó el vocero Matteo Bruni. Según LN+ La ceremonia estará encabezada por Francisco I y será un hecho único en la historia, ya que la tradición de la Iglesia Católica indica que un papa es elegido como tal luego de la muerte de su predecesor.

“El jueves 5 de enero, a las 9.30 (5:30 hora local) tendrá lugar el funeral en la Plaza San Pedro, que será presidido por el Santo Padre”, precisó Bruni. Se espera la presencia de presidentes de todo el mundo, líderes políticos y referentes religiosos. El pasado miércoles 28 de diciembre en una audiencia general, el Papa Francisco había pedido «orar» por su predecesor.

Detalles del evento fúnebre

Durante ese tiempo, el cuerpo permanecerá a la vista de todos, sobre un sobrio tapiz con vestiduras litúrgicas. Horas antes de su inhumación, será colocado en un ataúd recubierto por otros dos: el exterior, de madera de olmo; el del medio, de plomo, y el interior, de madera de ciprés. En principio, sería trasladado junto a las catacumbas de San Pedro, a menos que Benedicto XVI haya decidido ser enterrado en otro lado.

Según los reglamentos establecidos por la Constitución Apostólica Dominici Gregis, promulgada por Juan Pablo II en 1996, Francisco va a decretar el luto oficial. Los cardenales en todo el mundo celebrarán eucaristías por su descanso eterno durante esos días. Además, se organizará una capilla ardiente dentro del palacio pontificio.