Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ucrania

MUNDO

En una semana: embajadas ucranianas en Europa recibieron 31 paquetes sospechosos

La cancillería ucraniana reveló que varias de sus embajadas europeas habían recibido paquetes con ojos de animales.

Ucrania denunció el miércoles que 15 de sus embajadas en Europa recibieron 31 paquetes sospechosos en una semana y que todos tenían como dirección de envío un concesionario de automóviles Tesla en Alemania, pero responsabilizó a Rusia de realizar una «campaña de terror planificada».

«En los últimos dos días llegaron paquetes sospechosos a las embajadas de Italia, Polonia, Portugal, Rumania y Dinamarca, y al consulado de Gdansk» en Polonia, llevando el número total a «31 en 15 países», expresó el ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, replicó Télam.

«Siguen llegando amenazas contra nuestros diplomáticos», añadió, una semana después de que una carta bomba estallara en la embajada de Ucrania en Madrid. Tras ese incidente, Kiev reforzó la seguridad en todas sus sedes diplomáticas y denunció una «campaña de terror planificadas» de Rusia, en el marco de invasión encabezada por el Kremlin desde febrero a territorio ucraniano.

La cancillería ucraniana reveló que varias de sus embajadas europeas habían recibido paquetes con ojos de animales. Sin embargo, el Kremlin condenó inmediatamente las cartas con sustancias explosivas recibidas en la embajada de Ucrania en España, sedes de instituciones públicas y una empresa de armas españolas.

«Ante la información que va apareciendo en los medios de comunicación españoles respecto a los paquetes explosivos enviados a la embajada de Ucrania en España y unas entidades oficiales declaramos: cualquier amenaza o acto terrorista, más aún dirigidos contra una misión diplomática, son totalmente condenables», publicó el jueves pasado la embajada rusa en Madrid.

Kuleba señaló que «todos los paquetes tienen la misma dirección de envío: el concesionario de automóviles Tesla de la ciudad alemana de Sindelfingen», en el suburbio de Stuttgart. Kuleba destacó «el nivel de profesionalismo» de los «criminales» que «tomaron medidas para no dejar rastros de ADN en los paquetes».