Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Abuelas de Plaza de Mayo

POLÍTICA

Hallaron al nieto 131: el mensaje de Cristina Kirchner y Alberto Fernández a Abuelas de Plaza de Mayo

La presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, informó que se trata del hijo de Lucía Nadin y Aldo Quevedo.





banner

La organización Abuelas de Plaza de Mayo confirmó este jueves la “restitución de identidad” del nieto 131. Tras conocerse la noticia, el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner celebraron el hallazgo con un mensaje a Abuelas a través de sus redes sociales. “Renace una vez más el derecho a la Memoria y a la Identidad”, señaló la titular del Senado.

“A pocas horas de la Navidad renace una vez más el derecho a la Memoria y a la Identidad: Abuelas volvió a encontrar un nuevo nieto, el 131”, señaló Cristina Kirchner desde su cuenta de Twitter. La vicepresidenta además dijo sentir una “enorme alegría” por el hallazgo y envió un “fuerte abrazo a esas mujeres ejemplo de lucha y humanidad”, en referencia a las Abuelas de Plaza de Mayo.

Por su parte, Fernández exclamó: “¡Otro nieto recuperado por las Abuelas!”. También vía Twitter, el jefe de Estado planteó que “es una alegría infinita cerrar el año de esta manera”, y añadió que “como dicen ellas”, las Abuelas, “nos ilusionamos con que cada vez más hombres y mujeres puedan recuperar su identidad como los 131 que ya lo hicieron”. “Gracias por siempre, Abuelas”, cerró el mandatario.

La historia del nieto 131

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, celebró este jueves la restitución de la identidad del nieto recuperado 131, quien es hijo de Lucía Ángela Nadin y Aldo Hugo Quevedo, y expresó que la noticia da “esperanza de encontrar a los que faltan todavía”. De esta manera, son 131 los casos resueltos a lo largo de estos 45 años de búsqueda, remarcó la organización.

Lucía nació el 13 de diciembre de 1947, en la ciudad de Mendoza. Aldo, el 26 de noviembre de 1941, en la localidad de San Carlos, de la misma provincia. Se conocieron en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuyo y a los seis meses se casaron. Lucía era profesora de francés, latín y griego, y trabajaba junto a Aldo en un taller de encuadernación en Mendoza. El matrimonio militaba en el PRT-ERP.

Luego de la detención de un compañero de trabajo, Nicolás Zárate, en mayo de 1976, Lucía, Aldo y Beatriz Corsino, compañera de Nicolás, se trasladaron a Buenos Aires. Entre septiembre y octubre de 1977, a Lucía, embarazada de dos o tres meses, y Aldo los secuestraron en la ciudad de Buenos Aires, junto a Beatriz, aparentemente. La pareja quedó detenida en el centro clandestino “Club Atlético” y “El Banco”.

Por testimonios de sobrevivientes, pudo saberse que a Lucía la habían trasladado desde “El Banco” para dar a luz entre marzo y abril de 1978. Hay sospechas de que el parto podría haberse producido en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Desde entonces, no se supo nada más de la pareja ni del bebé. De hecho, la familia no sabía que Lucía estaba embarazada.

Con el tiempo pudieron conocer la noticia, por información que les fue llegando, a través de personas que estuvieron con la pareja antes del secuestro. La denuncia formal la realizó el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) de Mendoza, en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi). Y fue la Conadi que a partir de una investigación documental que el 23 de junio de 2004 logró confirmar el embarazo de Lucía.

Un año más tarde, la familia Nadin dejó su muestra en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). En marzo de 2010, la Conadi logró dar con el hermano de Aldo y se sumó su perfil al BNDG. Por otra parte, en 2015, a partir de un trabajo de investigación de Abuelas y la Conadi sobre información aportada por la sociedad, se identificó a un hombre que se sospechaba podía ser hijo de personas desaparecidas.

Luego de un análisis documental y el intento infructuoso por contactarlo, en 2019 la Conadi derivó la información a la Unidad especializada para casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado. En abril de 2019, la Unidad presentó la denuncia ante la Justicia. El Juzgado Federal Número 4, a cargo de Ariel Lijo, logró localizarlo el 14 de septiembre de este año y lo invitó a analizarse. El hombre aceptó realizarse el estudio genético y el BNDG comunicó la buena noticia.