Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Frente de Todos

POLÍTICA

Juliana di Tullio calificó a la Corte Suprema actual como «peor que la menemista»

La senadora nacional por el Frente de Todos Juliana Di Tullio cuestionó la independencia del Poder Judicial





banner

La senadora nacional por el Frente de Todos (FdT) Juliana di Tullio cuestionó este miércoles la independencia del Poder Judicial. Sobre ello, afirmó que la conformación actual de la Corte Suprema de Justicia «es peor» que la que integraba el cuerpo durante el Gobierno de Carlos Menem. Cabe destacar que, en el mismo día de la condena a Cristina Kirchner, el máximo tribunal pidió evaluar los perjuicios a Vialidad Nacional.

«Esta Corte Suprema es peor que la menemista. Primero aceptaron ser jueces por decreto por el dedo de (Mauricio) Macri y de Pepín Rodríguez Simón, que está fugado», señaló la senadora en díalogo con FM La Patriada, en alusión al exasesor presidencial durante la gestión de Cambiemos.

Juliana di Tullio cuestionó las designaciones por decreto

Di Tullio criticó de ese modo las designaciones de los jueces Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, nombrados inicialmente por un decreto del expresidente Macri. En diálogo con FM La Patriada, Di Tullio consideró que «no hay destino posible para la Argentina sin un Poder Judicial que piense en los argentinos y en sus intereses» y añadió que es necesario un cambio en el Poder Judicial.

«Son empleados del poder económico. Se llevan puesta a voluntad popular porque se llevan puesto al Ejecutivo, votado por la gente», sostuvo. Reafirmó que existe «una mafia judicial» que es «un poder del Estado que trabaja para empresas privadas, no para el pueblo argentino». Para la legisladora del FdT, «la gente tiene que reaccionar porque los cambios vienen del subsuelo de la patria».

«En el Poder Judicial -agregó- se toman decisiones que afectan tu bolsillo cuando permiten las subas de tarifas o los aumentos de precios». La senadora se refirió además al rol que debe ejercer su espacio político ante los embates judiciales al sostener que el Frente de Todos «no puede ser mascota del poder». «Este tiene que ser un espacio revolucionario y no perder su esencia. Tiene que ser una máquina transformadora que mejore la vida del pueblo», concluyó.